Lunes 23/07/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Polémica por la decisión del consejero, de Compromís

El gobierno valenciano retrasa el informe sobre la supresión de conciertos escolares

El defensor del pueblo autonómico ha vuelto a solicitar este documento justificativo que solicitó la Mesa por la Educación en Libertad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Sindicatura de Greuges (Defensor del Pueblo) de la Comunidad Valenciana ha requerido de nuevo a la Consejería de Educación el informe que llevó a suprimir conciertos en diversos centros educativos, que ya pidió el 18 de mayo a instancias de la Mesa por la Educación en Libertad.

Ximo Puig y el consejero de Educación, Vicent Marzà. Ximo Puig y el consejero de Educación, Vicent Marzà.

La Sindicatura de Greuges ha vuelto a pedir a la Consejería de Educación valenciana el informe sobre el “arreglo escolar”, que dio pie a la supresión de conciertos en diversos centros educativos, y que ya solicitó el 18 de mayo.

Según ha sabido El Confidencial Autonómico, la tardanza en facilitar ese informe ha llevado a solicitarlo de nuevo, y así se ha comunicado a la Mesa por la Educación en Libertad –que agrupa a la enseñanza concertada valenciana-, que solicitó ese informe, valorando que “se vulneraba la libertad de elección de las familias sobre el modelo educativo de sus hijos”.

Como asegura a ECA Vicente Morro, portavoz de la Mesa por la Educación en Libertad, “solicitamos ese informe porque consideramos que se ha vulnerado la legislación al considerar a la educación concertada como subsidiaria y residual de la pública”.

Acusan a la Consejería de oscurantismo

Morro ha afirmado que es “incomprensible este retraso, no sabemos si se debe al caos generalizado en la consejería, a que no encuentran la documentación para responder al requerimiento de la Sindicatura de Greuges, o a que no hay voluntad política de atender a las reclamaciones y quejas de los ciudadanos”, y subraya que “la Administración debería estar para dar respuestas y no para generar problemas o causar molestias”.

“Además –señala Morro– la planificación se ha realizado sin publicidad, con oscurantismo y manipulación, al no hacerse públicos los criterios para autorizar o denegar aulas, ni se publicó una relación oficial de centros concertados que se veían afectados por los recortes”.

El considerable retraso de la Consejería de Educación, al frente de la cual está Vicent Marzà (Compromís), “es indigno porque obstaculiza el trabajo del Defensor del Pueblo valenciano al no facilitar la información”.

En el escrito que presentó en mayo pasado la Mesa por la Educación en Libertad a la Sindicatura de Greuges y que fue el origen del requerimiento a la Consellería de Educación, se apuntaba que la deficiente tramitación ha provocado la desinformación en las familias ante el período de matriculación.

Morro señala a El Confidencial Autonómico que es “preocupante que la educación valenciana esté en manos de quien no cumple con los plazos básicos ni en este asunto, ni en las becas de comedor, ni en el transporte, y siempre señalando como culpables a otros, ¿ahora a quién señalará?”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·