Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

El 70% de los militantes del PP valenciano exigen a Fabra que no haya imputados en las listas electorales

Comunidad Valenciana

Una encuesta interna y la presión de la dirección nacional han forzado al presidente de la Generalitat a pedir la dimisión de dos diputadas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En los últimos días, Alberto Fabra ha endurecido su discurso contra la corrupción en el Partido Popular de la Comunidad Valenciana. Sus esfuerzos por depurar el grupo parlamentario en las Cortes Valencianas ya ha provocado la dimisión de Angélica Such, ex consejera de Turismo imputada. Son dos los motivos de este renovado esfuerzo por limpiar el partido.

El presidente valenciano, Alberto Fabra, en un acto con militantes del partido. El presidente valenciano, Alberto Fabra, en un acto con militantes del partido.

El primer motivo es que desde la sede nacional de la calle Génova de Madrid se lo han exigido en el caso de Angélica Such y Milagrosa Martínez. Ambas fueron consejeras de Turismo con Francisco Camps, y Martínez fue además presidenta de las Cortes Valencianas.

El juicio contra las dos comienza el 31 de marzo, y supone un notable desgaste en plena campaña para las elecciones europeas del próximo 25 de mayo. De hecho, Fabra ha logrado ya que Angélica Such dimita como diputada, y ahora trabaja con urgencia para que Milagrosa Martínez, al menos, acepte pasar al Grupo Mixto.

Sin embargo, hay otro motivo que ha impulsado al presidente del PP de la Comunidad Valenciana a empezar a ‘purgar’ el grupo parlamentario.

A un año de las elecciones autonómicas

El Confidencial Autonómico ha podido saber que los populares valencianos han elaborado varios sondeos entre sus militantes para testar sus opiniones sobre diversos aspectos orgánicos.

El resultado que más ha alarmado a Alberto Fabra y a la cúpula de la organización regional es el que tiene que ver con la corrupción: más del 70% de los militantes exigen que no haya imputados en las listas electorales, y que tampoco conserven sus cargos políticos e institucionales.

Esta opinión mayoritaria entre sus bases ha influido decisivamente en el giro dado por Alberto Fabra de reforzar el mensaje contra la corrupción, cuando falta poco más de un año para las elecciones autonómicas y municipales.

Alberto Fabra y la corrupción en el PP

Cuando Fabra llegó a la presidencia de la Generalitat en julio de 2011 tras la dimisión de Camps se encontró con diez diputados imputados en procesos judiciales, es decir, el 18% de todo el grupo parlamentario.

Aunque el nuevo presidente anunció su firmeza contra la corrupción, sólo ha logrado la salida de tres parlamentarios: Rafael Blasco, Pedro Hernández y Angélica Such. Además, Fabra ha variado el criterio para exigir la dimisión según las personas implicadas: estar imputado, estar siendo juzgado, o estar condenado.

Quedan siete imputados, de los que sólo Milagrosa Martínez saldrá del grupo parlamentario en los próximos días, incluso expulsándola del PP si no acepta irse voluntariamente.

Los otros seis diputados imputados son Vicente Rambla, Ricardo Costa, Luis Díaz Alperi, Sonia Castedo, David Serra y Yolanda García. Vicente Rambla fue conseller con Eduardo Zaplana, y con Francisco Camps fue conseller y vicepresidente del Gobierno valenciano, y – como señalan a ECAl algunas fuentes “populares”- “Rambla parece tener tanta fuerza que es intocable para Fabra”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·