Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Estado Autonómico

Reuniones del Gobierno con el sector

Agricultores de Aragón, Cataluña y Andalucía, los que más productos tendrán que retirar del mercado por el veto ruso

Estado Autonómico

Los excedentes se destinarán a fines solidarios y a la preparación de zumos, mermeladas, y otros productos derivados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pocos meses de agosto se recuerdan con tanta intensidad en el sector agrario. Tras las últimas reuniones entre el Ministerio de Agricultura y los distintos colectivos afectados, definitivamente se ha confirmado que muchos productos, sobre todo frutas y hortalizas, tendrán que ser retirados del mercado debido al exceso de oferta existente. Las comunidades más afectadas serán Andalucía, Aragón y Cataluña, que destinarán sus excedentes a actividades caritativas ya la elaboración de productos derivados (zumos, mermeladas...).

Dos agricultoras recogiendo la cosecha. Dos agricultoras recogiendo la cosecha.

La prohibición que Rusia ha levantado frente a las importaciones desde ciertos países, entre ellos España, ha provocado que los productos que antes se vendían allí no encuentren demanda en otro lugar. Por ello, una de las prioridades del Ministerio de Agricultura era saber qué hacer con estos excedentes.

El Confidencial Autonómico ha contactado con Andrés Góngora, responsable nacional del sector de frutas y hortalizas de la organización agraria COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos). Según ha explicado, la primera intención de su colectivo es conseguir que se levante el veto ruso. Algo bastante utópico, asegura, ya que se trata de una cuestión política en la cual los agricultores poco pueden hacer.

Andrés Góngora ha asegurado que en los próximos días se empezará a aplicar un nuevo reglamento europeo, que supondrá la retirada del mercado de una parte de los productos agrícolas, especialmente frutas y hortalizas. Parte de la producción de estos alimentos se destinaba a Rusia, y ahora no encuentran compradores.

Las comunidades afectadas directamente son Aragón y Cataluña, con la fruta de hueso; y Andalucía, con hortalizas. Estos excedentes, según ha explicado Andrés Góngora, serán destinados a bancos de alimentos y comedores sociales (sobre todo las hortalizas) y a procesos de transformación (las frutas, para producir zumos, mermeladas...).

Benjamín Jaulí, secretario general de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), ha confirmado esta retirada de productos: “Es una medida que se regulará desde la Unión Europea, de manera que al sacar los productos del mercado los precios no se hundan tanto”.

El proceso de retirada de productos del mercado se realizará siguiendo el protocolo recogido en un reglamento europeo, en el que se establecen unas ayudas económicas a los agricultores afectados.

Otra de las cuestiones que más preocupaban a los agricultores era saber qué iba a pasar con la importación desde terceros países. Es decir, aquellos países que se ven afectados de la misma manera que España por el veto ruso podrían tratar de colocar sus excedentes en el mercado español. Andrés Góngora ha asegurado que se llevarán a cabo medidas para controlar las importaciones extranjeras.

Los agricultores avisan: que no cunda el pánico

Benjamín Jaulí, secretario general de ASAJA Málaga, mantiene una posición bastante a contracorriente con el ambiente de crispación y escepticismo que se está viviendo en todo el sector agroalimentario. “El veto ruso es un gran palo, sin duda. Es una cuestión política contra la que los agricultores no podemos hacer nada, y hay que asumirla cuanto antes. Pero tampoco es el fin del mundo”, explica.

El mercado ruso suponía entre el 2 y el 4% del total de exportaciones desde España. Benjamín Jaulí avisa: “esta situación no puede propiciar que los especuladores contribuyan a desestabilizar el mercado todavía más”.

“Debemos tener sangre fría. No pueden colarnos, por ejemplo, que no venderemos ciertos productos si no bajamos los precios. Se pueden explorar otros mercados, potenciar los ya existentes... No podemos dejarnos llevar por la especulación. Hace años, ocurrió una situación parecida con la crisis del pepino”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·