Sábado 23/06/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Estado Autonómico

En mayo recogerá firmas en Galicia

La asociación “Hablamos Español” denuncia frecuentes boicots en la comunidades autónomas con lengua cooficial

Algunas de las “trabas” para defender la elección de lengua han sido demoras en la petición de permiso municipal, pedir lista de nombres y teléfono de quienes participan, y presiones de la Policía Local

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La asociación “Hablamos Español” habla de “éxito" en la iniciativa de recoger las 500.000 firmas certificadas para entregar en el Congreso de los Diputados a favor de la libertad de elección de lengua en todo el territorio español. Su objetivo es que los diputados debatan esta Iniciativa Legislativa Popular. La recogida tienen aUn tres meses para lograr la cifra requerida. 

Hablamos Español Hablamos Español ECA

Según han confirmado a El Confidencial Autonómico, la recogida de firmas tiene todavía tres meses para lograr esa cifra de recogida de firmas “con gran apoyo, pero con intentos de boicot de varios ayuntamientos, en Cataluña, Baleares y Comunidad Valenciana”.

Las “trabas” y “zancadillas” las ha encontrado en las mencionadas comunidades autónomas, donde hay lenguas cooficiales. Por ello, a veces la asociación ha tenido que reestructurar su campaña y prescindir de recoger firmas con mesa y carpa en algunas ciudades, “y en esos lugares llevaremos a cabo otro tipo de iniciativas para compensar el tiempo perdido luchando en rifirrafes con ayuntamientos”.

“Nos hemos encontrado con todo tipo de trabas, boicots y cancelaciones en esas comunidades autónomas, de lo más variopinto”, afirman desde la asociación.

La larga y variada lista de trabas

Según expresan a este digital, “la casuística de las trabas es variada, y va desde declarar prohibido un punto de la ciudad para este tipo de actividades, justo después de recibir nuestra petición para ese preciso lugar, hasta enviar a la Policía Local para amenazar con multas con los pretextos más peregrinos”.

“También ha ocurrido que, tras sortear obstáculos y trámites en los departamentos correspondientes, no se nos ha enviado el permiso supuestamente concedido, o se nos ha requerido para que aportáramos un listado con nombres y teléfonos de todas las personas que pudieran en algún momento participar en la recogida de firmas, algo totalmente innecesario y con visos de tener intencionalidad disuasoria”, afirman desde “Hablamos Español”.

Así mismo, afirman que “en tres casos hubo que suspender la recogida de firmas por presiones de la Policía Local: dos de ellos han dado lugar a una queja ante el ayuntamiento, y otro ha desembocado en una denuncia en Comisaría”.

La lista de “trabas” con que se ha encontrado “Hablamos Español” no acaba ahí: “en algunos casos se eternizaba la concesión del permiso, y en un caso con el ridículo argumento de que el funcionario se sentía incapaz de interpretar la póliza de seguro de la asociación, en otro caso, telefonearon a la presidenta de la asociación, Gloria Lago,a retirar unas inexistentes pancartas bajo la amenaza de multa”.

Lamentos por recoger firmas por un derecho básico

Desde “Hablamos Español” destacan el enorme apoyo que está encontrando, y “donde se ha podido organizar recogidas de firmas, se forman colas incluso antes de haber instalado la mesa, y los que firman protestan por lo absurdo que resulta que la gente de a pie tenga que organizarse para que se vean reconocidos unos derechos tan básicos como poder escolarizar en español a los niños en cualquier lugar del país, ser atendidos en la lengua común en todos los organismos oficiales de España y no ser discriminado a la hora de acceder a un empleo público”.

La asociación ha optado, también, por incrementar la recogida de firmas en localidades más pequeñas, y donde sea problemático asistirá a “grandes concentraciones, para recoger firmas sin mesa pero con grandes globos que le den visibilidad”.

“Hablamos Español” ha intensificado la red de fedatarios, que ya son 1.700 en toda España, para dar fe de la autenticidad de las firmas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·