Martes 24/04/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Estado Autonómico

Los sindicatos piden una reunión con la ministra de Sanidad

Los centros penitenciarios, ‘en crisis’: la escasez de médicos va en aumento

Los jóvenes que acceden a la oposición encuentran plazas en los centros de salud. El problema recae en la diferencia retributiva y el medio en el que están

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las prisiones españolas se están quedando sin médicos. Más del 80% tienen más de 55 años, por lo que de aquí a unos años. Los médicos jóvenes que opositan, prefieren trabajar en centros de salud porque la retribución es mayor y las prisiones son más agresivas. El Gobierno no quiere darse cuenta del problema que están padeciendo los centros penitenciarios. Muchos sólo tienen un médico y está provocando que los enfermeros tengan más presión. 

Médico de un centro penitenciario Médico de un centro penitenciario ElConfidencialAutonomico

Los hechos se remontan a los años 1988-1990. En esta época coincidió con que había VIH en los centros penitenciarios. Por esta razón, durante ese tiempo se hicieron restricciones grandes de acceso  para poner en control la situación de enfermedad que había en todas las prisiones españolas. En esos años entraron promociones grandes de médicos, alrededor de unos 80 y 90.

Han pasado 30 años desde aquello y durante este tiempo no se ha producido una adecuada renovación del personal. Fundamentalmente de los médicos, ya que de enfermeros sí han entrado promociones más jóvenes. Ahora mismo los centros penitenciarios se encuentran con que más del 80% de los médicos tiene más de 55 años. Esto está provocando que de aquí a unos años se vaya a producir una cascada progresiva de bajas por jubilación de médicos en las prisiones.

José Veiras, Secretario General del Sindicato Profesional, explica a El Confidencial Autonómico que esto ya ha empezado. En los últimos años se van a ir repartiendo plazas para contratar médicos en las oposiciones. Veiras explica que los médicos jóvenes que acceden a la oposición encuentran plazas en los sistemas de salud que están mejor retribuidos y con mejores condiciones laborales. Lo que hacen es dejar las plazas o ni siquiera acceden a las oposiciones.

Asismismo, cuenta a ECA que les bajaron a los médicos de los centros penitenciarios la retribución un 8% en su momento. “Actualmente, comparando el sueldo de un médico de un centro de salud con mi antigüedad, yo estaré cobrando unos 1.200 euros de diferencia”.  Esto condiciona a que cuando quieren contratar médicos para hacer sustituciones, evidentemente no encuentran médicos para contratar. Por un lado está la diferencia retributiva y por otro está el medio en el que están.

Lo que se ha planteado desde un primer momento, según explica el Secretario General del Sindicato Profesional de Sanidad Penitenciaria, es impulsar la transferencia. Han hablado con partidos políticos y con todas las Comunidades Autónomas  para conseguir que estas últimas en sus parlamentos autonómicos se hicieran “proposiciones no de ley a favor de asumir las transferencias de la sanidad penitenciaria”. Veiras explica que tanto el Congreso como el Senado, así como todos los departamentos autonómicos, han aprobado esas resoluciones, pero que hay una inacción tremenda por parte del Gobierno en relación a esa transferencia.

Una portavoz, vocal de la ONC, ha ido visitando a los consejeros de salud de todas la CCAA, cosa que “ni siquiera el Gobierno ha hecho”. Vieras cuenta que debería haberse puesto en contacto el Ejecutivo con los consejeros de salud para facilitar ese modelo de transferencia.

Todas las CCAA están afectadas

En cuanto a qué Comunidad está más afectada, José asegura que todos los centros penitenciarios de España están afectados. Por ejemplo, Topas, una prisión de Salamanca, dentro de poco se jubilarán 4 médicos de una plantilla de 5. En la prisión de Zuera, actualmente es una prisión con 1.200 internos y ha bajado el número de médicos hasta que se han quedado solo tres. La prisión de Las Palmas II estaba también con un sistema de guardias de presencia física y se ha quedado sin médicos. La prisión de Ocaña I, la situación que tiene llama la atención, porque estuvo 22 días sin médico.

José Veiras explica a este digital que las “tareas obligatorias” que habría que cumplir, de acuerdo con la legislación en la Ley General Penitenciaria, que es la revisión de los ingresos, no se hizo durante 22 días. Los internos no pudieron acudir a consulta médica.

El  Secretario de Estado, José Antonio Nieto,  hace un mes intervino en el Congreso sobre este tema y dijo que los médicos de los centros penitenciarios “cobran más” que los de un centro de salud. José Veiras  tacha esto de “desconocimiento aberrante”, ya que asegura que debería ser su obligación ser consciente de cuál es el estado de las prisiones españolas. 

La respuesta del Gobierno

El Secretario General del Sindicato Profesional explica a ECA que llevan intentando que el Gobierno haga algo al respecto. Sostiene que lo tiene que hacer el Ejecutivo es  “transferir esto que tiene un mandato legislativo”. La Ley General de Sanidad de 1986 ya ordenaba que la sanidad penitenciaria se integrara en el sistema nacional de salud. No se hizo. Y en el año 2003 se publicó una Ley de Cuestión y Calidad que daba un plazo de 18 meses para transferir la sanidad penitenciaria a los servicios de salud de las CCAA.

Asimismo, Veiras asegura que lo que ocurre es que en el Gobierno no compiten para contratar un médico con los servicios de salud. Explica que si hay un déficit, por pequeño que sea un servicio de salud, te pagan más si las condiciones  son mejores y si es un medio conocido y no un medio tan agresivo como son las prisiones, donde además te requieren una especialización añadida tanto en materia legislativa como a nivel de actualización en psiquiatría. Es un caos progresivo.

Desde el Sindicato Profesional de Sanidad Penitenciaria han planteado una queja al defensor del pueblo haciendo una recomendación de instituciones penitenciarias. “El pueblo tiene que poner medios para que los internos reciban la atención profesional que corresponde a cada categoría”.

Solicitan un encuentro a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, porque el “desconocimiento” que tienen es “preocupante”. Esta situación esta conllevando a que los enfermeros tengan más presión por parte de la institución. La situación está llevando a padecer el ‘síndrome de burnout’.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·