Viernes 23/02/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Galicia

El BNG resiste a la confluencia de Podemos y Anova

Feijóo se consolida en el PP como el único presidente autonómico con mayoría absoluta

Retiene los 41 escaños de hace cuatro años y crece en votos pese a Ciudadanos. En Marea baja respecto a las generales, pero da el “sorpasso” a los socialistas en sufragios y empatan a 14 diputados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Alberto Núñez Feijóo podrá seguir otros cuatros años en Monte Pío, donde se encuentra la residencia oficial del presidente de la Xunta de Galicia. El candidato del Partido Popular cosechó este 25 de septiembre su tercera mayoría absoluta, ganando un escaño más y creciendo en porcentaje de voto.

Alberto Núñez Feijóo comparece tras ganar las elecciones del 25 de septiembre. Alberto Núñez Feijóo comparece tras ganar las elecciones del 25 de septiembre.

La incertidumbre de los comicios del 25-S en Galicia consistía en saber si el PP conseguía retener su mayoría absoluta pese a la caída que ha sufrido a nivel nacional, o si la perdía y una coalición a tres de En Marea, Partido Socialista de Galicia y Bloque Nacionalista Galego le podría arrebatar la Xunta.

Al final Alberto Núñez Feijóo pudo repetir los resultados de 2012, de forma casi calcada. Gobernará de nuevo con 41 escaños, tres más de los 38 de la mayoría absoluta en el Parlamento autonómico.

Lo hará gracias a un 47,57% de los votos, dos puntos más que hace cuatro años, mientras que en número de papeletas además consiguió superar en varios miles los 661.281 votos de los anteriores comicios.

Feijóo da el salto en Orense y ‘reconquista’ Santiago

Con los resultados de este 25-S, Núñez Feijóo se consolida como el único presidente autonómico de toda España -salvando el caso de la ciudad autónoma de Ceuta- que gobierna con mayoría absoluta. Las elecciones autonómicas de mayo de 2015 arrasaron con las mayorías absolutas del PP en numerosas comunidades (Madrid, Castilla y León, Valencia, Baleares, Aragón, La Rioja, Castilla-La Mancha, Murcia), por lo que el único líder autonómico que no necesita pactar para gobernar seguirá siendo en los próximos años Feijóo.

Fuentes del PP gallego consultadas por El Confidencial Autonómico destacan que el presidente de la Xunta se refuerza como un “ejemplo” para el resto de presidentes de comunidades autónomas. Además, su nombre vuelve a colocarse el primero en las quinielas para suceder en el futuro (o sustituir pronto) a Mariano Rajoy.

En el Partido Popular de Galicia indican que el éxito, más allá de la mayoría absoluta, es “incontestable” por varios datos. En primer lugar, por el mapa que queda de la comunidad autónoma: practicamente toda teñida de azul, ya que sólo en apenas una decena de los 314 municipios de Galicia no fue el partido más votado.

Por ejemplo, consigue ganar en Santiago de Compostela, donde en mayo de 2015 fue superado por la candidatura de Podemos y la izquierda nacionalista, Compostela Aberta, y lo hace con el 46% de los votos.

Feijóo cimenta su victoria en el aumento de porcentajes de votos en todas las provincias, aunque en número de votos cae en Lugo. Especialmente destacado es el avance en Orense, donde logra dar un salto de cuatro puntos hasta el 53% de los sufragios; en Lugo también supera el 50%, mientras que en La Coruña y Pontevedra se mantiene algo por debajo.

El PP recupera abstencionistas pese a Ciudadanos

Las fuentes del PP gallego consultadas muestran su satisfacción porque los votantes hayan optado por el “sentidiño”, aseguran, es decir, el “sentido común, la tranquilidad, la moderación” frente a los “líos” que habría traído un gobierno tripartito de En Marea, los socialistas y el BNG.

Además, sacan pecho por otro dato que deja este 25-S. Feijóo ha conseguido aumentar el número de votos, desde los 661.281 votos hasta los más de 673.00: “Y, a diferencia de 2012, ahora teníamos a Ciudadanos compitiendo por parte de nuestro electorado”, e incluso a Democracia Ourensana, una formación centrista que intentó arañar un escaño y que quedó con un 4%, por delante de Ciudadanos en la provincia.

Y es que pese a que el partido naranja cosechó más de 40.000 votos, eso no ha llevado consigo una caída del PP. Un diputado popular considera que Núñez Feijóo ha conseguido recuperar a algunos votantes del PP que en 2012 pudieron quedarse en casa y abstenerse en medio de los peores meses de la crisis económica, cuando España estuvo al borde de tener que pedir el rescate ante la imposibilidad de financiarse en los mercados.

Las Mareas caen respecto a las generales

La otra noticia destacada que deja las elecciones autonómicas del 25-S es que en Galicia Podemos sí ha conseguido dar el “sorpasso” al Partido Socialista. La coalición En Marea -Podemos, IU, Anova...- empató con el PSdG a 14 escaños, frente a los 9 que tenía su antecedente anterior a Podemos, Alternativa Galega de Esquerdas.

La candidatura de confluencias de izquierdas superó a los socialistas en algo más de un punto y 17.000 votos, y se colocó como segunda fuerza política en las provincias de La Coruña y Pontevedra. Eso sí, los más de 270.000 gallegos que les apoyaron este 25 de septiembre quedan muy lejos de los 344.143 que les votaron en las generales del 26 de junio y los 410.698 del 20 de diciembre, lo que supone una caída progresiva de Podemos y sus aliados en las sucesivas citas electorales en menos de un año.

Los socialistas de Xoaquín Fernández Leiceaga pierden el liderazgo de la oposición al PP con ese “sorpasso” de En Marea en votos. De 18 escaños pasan a 14. Ha caído en 40.000 votos hasta los 254.000 y en tres puntos, hasta el 17,88%.

Además, en su feudo municipal, Vigo, el PSdG también cede el segundo puesto en favor de En Marea, después de todo el conflicto con las listas entre el alcalde Abel Caballero y el aparato orgánico.

El BNG resiste y C’s fracasa por 200 votos

Más allá del Partido Popular y Núñez Feijóo, una de las “triunfadoras” de la noche fue la candidata del Bloque Nacionalista Galego. La unión de la izquierda alternativa de Podemos e IU y los nacionalistas de Anova amenazaba con comerse el espacio del BNG, que al final consigue un 8% de los votos y tan sólo perder un escaño, quedando con 6.

Ciudadanos, por su parte, se quedó a las puertas de entrar en el Parlamento de Galicia. Con un 3,38% de votos, sólo dos centenares de papeletas le dejaron sin un escaño por la provincia de Pontevedra.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·