Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

La plantilla reclama sanciones contra los internos responsables

Aumento de las agresiones en la cárcel de Estremera

En dos días sendos presos intentaron golpear en la cabeza y clavar un pincho en el costado a funcionarios de prisiones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un interno del módulo de aislamiento del Centro Penitenciario Madrid VII-Estremera intenta apuñalar a un funcionario de prisiones. El chaleco de protección evita que le clave el pincho carcelario en el costado. Al día siguiente, otro interno le arrebata un radiotransmisor a un funcionario e intenta golpearle en la cabeza.

Centro Penitenciario de Madrid VII, en Estremera. Centro Penitenciario de Madrid VII, en Estremera.

Así lo denuncian desde la Agrupación de los Cuerpos de Administración de Instituciones Penitenciarias, según ha podido saber El Confidencial Autonómico. El primero de estos dos incidentes se produjo el 16 de junio, cuando un preso agredió con un objeto punzante a un funcionario de prisiones.

Gracias a que ese funcionario llevaba puesto uno de los chalecos que Instituciones Penitenciarias distribuye precisamente como precaución ante las agresiones, el pincho no llegó a clavarse en el costado de este trabajador de la cárcel de Estremera.

Al día siguiente, ACAIP dirigió un escrito al director de la cárcel de Estremera en el que relataba el incidente. El motivo del enfado de los funcionarios de prisiones se debe a que no se trató de un caso aislado, sino que según denuncian y expresaban en esa carta, han crecido los “incidentes regimentales muy graves”.

El sindicato pedía medidas disciplinarias duras contra ese preso que había agredido al funcionario: incluso reclamaban el traslado del interno a otra cárcel. Además le pedían que incluso pidiera a Instituciones Penitenciarias vaciar el módulo de aislamiento para reformar el suelo, cuyos materiales deteriorados pueden usarse como arma.

Al día siguiente, otro incidente violento

El mismo día que escribieron ese escrito, es decír, al día siguiente del incidente anterior, se produjo la segunda agresión en dos días de un preso a un funcionario. En este caso, relatan las fuentes consultadas por ECA, ocurrió en el módulo dos de Estremera.

Un preso que se negaba a entrar en su celda en la hora de cierre de puertas comenzó a insultar y revolverse contra los funcionarios. Llegó a intentar amotinar al resto de presos y en un momento dado, consiguió arrebatar a un funcionario el radiotransmisor que portaba éste, para intentar golpearle en la cabeza con el aparato.

Entre varios funcionarios pudieron reducir a este preso violento, que tuvo que ser aislado y sujetado para que dejara de intentar agredir.

El problema es que estos dos incidentes no son los únicos que se han producido en el Centro Penitenciario Madrid VII en los últimos tiempos. Desde ACAIP denuncian que las agresiones contra funcionarios, con resultado en ocasiones de heridos, se han convertido en “habituales” y han aumentado.

Pocas sanciones contra los presos violentos

En 2015 y lo que va de 2016 aseguran que se han producido otros incidentes. Por ejemplo, un preso mandó a dos funcionarios de baja laboral tras intentar agredir a otro de ellos, mientras que otro interno se autolesionó y luego ofreció una “feroz resistencia” que obligó a intervenir a numerosos funcionarios para reducirlo.

Pero, además, el enfado de los funcionarios de esta prisión proviene de que estas agresiones no tienen consencuencias disciplinarias severas, sino sanciones muy bajas: algunos incluso siguieron clasificados en segundo grado.

“Esta prisión se está convirtiendo en un combate”, resumen fuentes internas. También denuncian que en el módulo de aislamiento de Estremera se juntan muchos presos con graves expedientes disciplinarias y un pavimento que se puede arrancar con las manos para ser utilizado como arma contra los funcionarios.

Al menos, destacan las fuentes consultadas por El Confidencial Autonómico, tras estos incidentes seguidos la nueva subdirectora de Seguridad del centro penitenciario se interesó personalmente por conocer el estado de los funcionarios agredidos y reconoció positivamente el trabajo que habían hecho.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·