Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Funcionarios de prisiones de Navalcarnero y Valdemoro denuncian una oleada de agresiones. Un 30% de los internos tiene problemas psiquiátricos y carecen de un seguimiento adecuado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ha habido cuatro agresiones en menos de 30 días. Los episodios de violencia han empezado a ser más frecuentes en los centros penitenciarios de Navalcarnero y Valdemoro. Los trabajadores denuncian una falta de medios para atender a los pacientes con problemas psiquiátricos, unos 300 en cada cárcel. Exigen una respuesta de las autoridades para evitar que haya ataques de presos contra funcionarios y entre los mismos internos.

Desviación del tabique nasal, el labio reventado y varios dientes rotos. Ése fue el diagnóstico que recibió en la enfermería uno de los funcionarios de la penitenciaría de Navalcarnero, en Madrid, después de ser agredido por uno de los internos. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, es el cuarto ataque que sufre el personal penitenciario en el último mes.

Según fuentes de la Agrupación de Cuerpos de Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP), “en Navalcarnero y Valdemoro hasta un 30% de los presos tienen trastornos psiquiátricos”. “Necesitaríamos más medios para tratarles”, añaden, “porque una sola psiquiatra una vez a la semana no es suficiente para todos”.

“Hemos venido sufriendo en silencio agresiones esporádicas”, asegura uno de los guardas. Para ellos, el problema de las cárceles que se construyeron en los años 90, como Navalcarnero y Valdemoro, es que “hay unos 400 o 450 empleados para vigilar a una media de 1.500 presos las 24 horas”, explican.

“Ahora mismo hay uno o dos funcionarios para vigilar módulos donde puede haber 120 internos”, afirman. En estos centros penitenciarios trabajan unas 300 personas dedicadas a tareas de custodia y vigilancia y otras 150 en oficinas, dedicadas a tareas administrativas y de gestión.

Pocos medios de tratamiento

“Por cuestiones de espacio, se mezcla a presos preventivos y penados, y muchos con trastornos psiquiátricos”. Estas prisiones están construidas para albergar a un preso por celda, pero se han convertido en “700 celdas dobles”, explica el personal de Navalcarnero.

Desde el sindicato ACAIP recuerdan la denuncia que hizo en 2011 la ex secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, que decía que “las cárceles españolas no están ni pensadas ni preparadas para atender a enfermos psiquiátricos”.

Los dos únicos hospitales psiquiátricos penitenciarios que existen en España están en Sevilla y Alicante, y desde ACAIP los juzgan “insuficientes”. “La situación no ha mejorado en estos dos años y no parece que vaya a hacerlo”, concluyen los funcionarios.

Además, han exigido que se equiparen las agresiones al personal penitenciario con las que puede sufrir un policía y que se consideran delitos de atentado, y no juicios de faltas. La denuncia del último funcionario agredido en Navalcarnero fue presentada ante el Fiscal Jefe de Madrid, considerando la acción en términos de ‘atentado’, y ha sido admitida.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·