Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Crisis en el socialismo madrileño

Qué pasó en la sede del PSM la noche de la destitución de Tomás Gómez

Madrid

Un grupo de fieles al ex secretario general se llevó documentos y objetos personales y quiso ‘atrincherarse’ en Callao

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Miércoles 11 de febrero: a tres meses de las elecciones autonómicas, Pedro Sánchez disuelve la ejecutiva del Partido Socialista de Madrid y releva a Tomás Gómez como cabeza de lista en las elecciones autonómicas. Esa noche, un grupo de partidarios de Gómez ocupa la sede de la Plaza de Callao hasta altas horas.

Rueda de prensa de Tomás Gómez tras el anuncio de su destitución. Rueda de prensa de Tomás Gómez tras el anuncio de su destitución.

A primera hora de la mañana del jueves 12, los trabajadores del PSM se encontraron con que no podían entrar en las oficinas. Vigilantes de seguridad enviados por Ferraz custodiaban la sede, en la que ya se había cambiado la cerradura.

Tomás Gómez llegó a decir que esta decisión de Pedro Sánchez le había obligado a abandonar su despacho sin siquiera poder recogerlo. Incluso comentó en televisión en tono irónico que no había podido llevarse unas miniaturas de motocicletas Vespa que tenía como decoración en ese despacho.

Pues bien: El Confidencial Autonómico ha podido saber que un grupo de militantes y dirigentes del PSM ‘fieles’ a Tomás Gómez y a la ejecutiva regional sustituida por la comisión gestora estuvieron en la sede de la Plaza de Callao la noche del 11 al 12 de febrero y se llevaron varios efectos personales.

Limpieza nocturna” de la sede

Fuentes internas del Partido Socialista de Madrid aseguran esa noche un grupo de afiliados y dirigentes se negaban a marcharse de la sede tras un día de nervios y de apelaciones de Tomás Gómez a dar la batalla contra la decisión de Pedro Sánchez de cesarlo.

Según estas mismas fuentes, entre estos militantes comenzó a extenderse una consigna: se iban a “atrincherar” para evitar que la gestora tomara el control de la sede regional del PSM.

De acuerdo con el relato de varios socialistas madrileños recogido por ECA, tras la llegada de algunos dirigentes cercanos a Tomás Gómez los militantes y cargos que estaban en la sede dejaron de considerar la idea de “atrincherarse” y optaron por ponerse a recoger objetos personales y también carpetas con documentos que se encontraban en algunos de los despachos que tenían que abandonar tras la disolución de le ejecutiva regional y la imposición de la gestora. En torno a las cuatro de la mañana abandonaron la sede de forma discreta y no por la puerta principal.

Se llevaron documentos pero no ordenadores

Desde la dirección federal del PSOE explican a El Confidencial Autonómico que en Ferraz tienen conocimiento de que esa noche hubo un nutrido grupo de personas en la sede regional de la Plaza de Callao. También aseguran que cuando llegaron los responsables de la gestora, se encontraron, por ejemplo, con que no quedaban documentos ni carpetas encima de la mesa del despacho de Tomás Gómez y en otros despachos.

Eso sí, lo que niegan desde Ferraz es que, como aseguran otras fuentes socialistas, este grupo de cargos y militantes del PSM se dedicara a formatear discos duros y se llevara algún ordenador. Miembros del Partido Socialista de Madrid temían que la dirección regional disuelta estuviera intentando evitar que la gestora tuviera acceso a datos e información de la etapa de Tomás Gómez que pudieran ser comprometedores.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·