Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Guardia Civil y Policía Nacional temen un colapso en Madrid el 22 de marzo por la llegada de las ‘Marchas de la Dignidad’

Madrid

Alerta porque las casas okupas, la Coordinadora 25-S, Izquierda Castellana y los Bukaneros del Rayo Vallecano podrían aprovechar para provocar disturbios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El sábado 22 de marzo, miles de personas de toda España llegarán a Madrid para protestar contra las políticas de austeridad y recortes aplicadas por el Gobierno. Seis columnas de manifestantes entrarán a pie en la capital y otras muchas personas lo harán en autobuses y trenes. Para controlar el recorrido y prevenir altercados de grupos radicales violentos, la Policía Nacional desplegará un importante dispositivo de seguridad por temor a que se desate el caos en el tráfico de la ciudad.

Logo de las Marchas de la Dignidad, y despliegue policial de una manifestación en el Congreso de los Diputados.

La llegada de manifestantes (en un número muy difícil de determinar) a Madrid el sábado 22 ha puesto en alerta a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado ante la complicada situación que se puede vivir en las calle de la capital.

Aunque la manifestación unitaria se celebrará entre las 17:00 y las 21:00, desde la Glorieta de Carlos V (Atocha) hasta la Plaza de Colón, la heterogeneidad de los grupos, colectivos, columnas que se darán cita en Madrid va a provocar que durante todo el día vayan a tener lugar distintos actos y concentraciones.

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, además del recorrido propio de la manifestación y los recorridos de las columnas que llegarán a pie a Madrid, también se han convocado manifestaciones paralelas desde las 9:00 hasta el comienzo de la marcha de las 17:00. Esos actos afectarán a numerosos tramos de calles que van desde el extrarradio de Madrid al centro de la ciudad.

En total, la Delegación del Gobierno ha recibido 35 comunicaciones para ocupar las vías públicas; peticiones que, en unos casos han hecho ciudadanos a título personal, otras los representantes de los colectivos organizadores de las ‘Marchas de la Dignidad’, y otras directamente organizaciones como la Coordinadora de las Marchas, Izquierda Unida Sevilla, Marea Azul, Asociación Cultural Socialismo Libertario, Sindicato Ferroviario de Pontevedra, Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y Confederación General del Trabajo (CGT).

Caos en el tráfico y ocupaciones de edificios

Esta confluencia puede crear una situación complicada en Madrid. Según han confirmado fuentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado a El Confidencial Autonómico, la Policía Nacional y la Guardia Civil (que ha monitorizado los recorridos de las columnas fuera de los grandes núcleos urbanos) trabajan con la hipótesis de que el próximo sábado se puedan producir desórdenes públicos en Madrid.

El motivo principal es que policías y guardias civiles están convencidos de que algunos colectivos convocantes llevarán a cabo acciones reivindicativas en las calles de la capital que podrían alterar la convivencia ciudadana.

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado temen que tales acciones estén diseñadas“para provocar un enorme caos de tráfico en los diferentes accesos a la ciudad de Madrid”. También prevén que algunos grupos intenten hacerse notar con la ocupación de espacios y edificios públicos.

Las fuentes consultadas por ECA recuerdan que, por ejemplo en Andalucía, “acciones de este tipo les han funcionado muy bien” a algunos de los colectivos organizadores de anteriores protestas. Además, desde el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) confirman a que se desarrollarán “acciones sorpresa” en Madrid el día 22, aunque no han querido desvelar los detalles de la movilización.

Grupos radicales pretenden aprovechar la protesta

Junto a estas acciones más pacíficas que pueden causar incidentes, las fuentes policiales consultadas temen que grupos radicales violentos aprovechen la gran aglomeración de personas para provocar disturbios en Madrid.

Desde hace meses no se producen altercados serios en la capital, que tiempo atrás eran periódicos por las concentraciones. Salvo los producidos por la huelga de los trabajadores de limpieza, últimamente no ha habido violencia callejera. Los responsables policiales sospechan que los extremistas quieren volver a hacerse notar.

Según explican fuentes policiales a El Confidencial Autonómico, las Fuerzas de Seguridad han detectado en los últimos días y semanas un movimiento, en foros de Internet y redes sociales, que llama a radicalizar la protesta. Si los lemas de la manifestación hace referencia al derecho a la vivienda, al empleo y a los servicios sociales, paralelamente están circulando llamamientos más radicales del tipo “¡Vamos a tomar Madrid!”.

Los servicios de información han detectado a una serie de grupos que pretenden aprovechar el “tirón” de la marcha oficial para provocar incidentes. Entre ellos señalan a la Coordinadora 25-S, convocante de varios “Rodea del Congreso”; a los nacionalistas castellanos de Izquierda Castellana y de Yesca; a los ultras del Rayo Vallecano, los Bukaneros; y también a las distintas casas ‘okupa’ que existen en Madrid.

Desde estos centros -especialmente desde la casa La Dragona- se está haciendo una intensa campaña de movilización para participar en estas manifestaciones. La Policía sospecha que el objetivo de estos grupos sea aprovechar la llegada masiva de personas para provocar incidentes.

Un dispositivo de seguridad “potente”

Con el objetivo de evitar que se produzcan episodios violentos, la Policía Nacional está preparando un operativo de seguridad “potente”, según reconocen las fuentes consultadas por El Confidencial Autonómico, que prefieren no precisar el número de agentes.

Además del miedo a que pequeños grupúsculos recurran a la violencia, el otro motivo de que la Policía vaya a desplegar un dispositivo de importantes dimensiones es que en esta ocasión el número de manifestantes puede ser mayor al de movilizaciones anteriores en Madrid.

Y es que, descontando a los madrileños y vecinos de localidades cercanas que acudan a las marchas, y de los reducidos grupos que llegarán andando, el grueso de los manifestantes viajará a Madrid el mismo sábado 22 de marzo.

Por ejemplo, los convocantes de las ‘Marchas de la Dignidad’ de Andalucía han movilizado -además de una columna de “caminantes” de mil personas- a cerca de 400 autobuses que partirán de pueblos y ciudades de las ocho provincias de la comunidad.

Además, también se sabe que llegarán a Madrid trenes con muchos manifestantes desde Galicia y Asturias, y otros muchos autobuses desde el norte, el este, el sur y el oeste de España.

Esta gran masa de personas, y todos sus distintos movimientos por Madrid, serán vigilados por los agentes de la Policía que tendrán también otra misión añadida: evitar una acampada. Y es que, como ya adelantó El Confidencial Autonómico, un sector de los convocantes pretende quedarse en la capital tras la manifestación del día 22.

Las fuentes policiales, sin embargo, son taxativas en este punto y aseguran que esto no se producirá: “No se va a permitir acampar en Madrid. La Policía aplicará la ley”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·