Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

También se creará un canal de mediación para resolver conflictos internos

Los policías municipales de Madrid estarán protegidos frente al acoso laboral

El ayuntamiento incluirá a los agentes en el protocolo de denuncias anónimas que ya se aplicaba al resto de funcionarios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Agentes que denuncian a compañeros ante los tribunales de justicia; subordinados que tienen que pedir el traslado a otra unidad por la presión de algún mando... Estas situaciones de acoso laboral en la Policía Municipal de Madrid no se tratan hasta el momento en el marco del protocolo contra el acoso laboral puesto en marcha por el ayuntamiento hace cinco años.

Manuela Carmena con la Policía Municipal. Manuela Carmena con la Policía Municipal.

En el año 2012, el ayuntamiento de Madrid (con Ana Botella) puso en marcha un protocolo para hacer frente al acoso laboral entre su plantilla de trabajadores. El objetivo era que los funcionarios y empleados municipales pudieran denunciar acoso laboral (de compañeros o de superiores), pero estando protegidos por el anonimato al inicio del proceso.

Los policías municipales se quedaron fuera de este protocolo. Se entendió que al estar ya sometidos a un régimen disciplinario, se resolverían a través de esos cauces estos problemas de acoso laboral.

Pues bien. Cinco años después, y ya con Manuela Carmena en la alcaldía, el gobierno municipal de Ahora Madrid va a a integrar a los agentes de la Policía Municipal en este protocolo contra el acoso laboral.

Los policías, los únicos que estaban fuera

El Confidencial Autonómico ha podido saber que así lo confirmaron representantes del ayuntamiento en una reunión reciente de seguimiento del protocolo de acoso laboral.

Desde el Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) explican que llevaban años reclamando que se les incluyera en este protocolo de acoso laboral. Ahora el gobierno de Carmena se ha comprometido a aprobar oficialmente esta inclusión.

“No entendíamos porqué los policías municipales no podíamos acogernos a ese protocolo”, aseguran las fuentes consultadas. Señalan que el régimen disciplinario se aplica en sus actuaciones como policías, por ejemplo en el trato a un detenido, pero los conflictos y situaciones de acoso laboral se deberían tratar con en el resto de la administración pública.

Así que el ayuntamiento va a crear un grupo de trabajo monográfico sobre el acoso laboral en el que los sindicatos propondrán mejoras a un protocolo que en algunos casos no se ha mostrado tan eficaz como se pretendía. Las mejoras se llevarán al Comité de Seguridad y Salud, y luego la Junta de Gobierno aprobará esos cambios, incluida la entrada de los policías municipales.

Algunos denunciantes sufren “más caña”

Fuentes del Colectivo Profesional de Policía Municipal detallan que en los últimos años se han contabilizado 42 casos de acoso laboral en el cuerpo, que cuenta con 6.100 agentes. Lo consideran una cifra baja, pero lamentan las dificultades que han tenido los denunciantes.

“Ha habido quien ha tenido que acudir a la vía penal porque a través del régimen disciplinario su denuncia no avanzaba”, aseguran a ECA, y añaden que también ha ocurrido que en casos de denuncias de un agente contra un superior, “siempre ha terminado con la víctima teniendo que marcharse a otra unidad” para estar lejos de su acosador.

También en otros casos al denunciante y a los testigos que han apoyado su denuncia “les han dado caña”, sufriendo peores destinos, peores turnos... cuando el problema lo tenían con un superior.

Cuando se apruebe el cambio, los policías municipales podrán recurrir a los cauces discretos que hay para resolver casos de acoso laboral en el ayuntamiento. Pero, además, a este protocolo “se le va a dar una vuelta”, introduciendo mejoras para que funcione mejor.

Por otro lado, el ayuntamiento tiene pensado poner en marcha un canal de mediación para tratar de resolver los conflictos laborales internos sin necesidad de llegar a la denuncia a través del protocolo de acoso. Todo con objeto de que no haya funcionarios y empleados que sufran acoso laboral sin denunciarlo por no enfrentarse a las trabas o a la venganza de sus acosadores.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·