Jueves 19/10/2017. Actualizado 18:56h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

El grupo anarquista de Ynestrillas admite que varios detenidos por los altercados del 22-M en Madrid pertenecen a La Bandera Negra

Madrid

Colectivos de extrema izquierda acusan a los simpatizantes del antiguo líder ultraderecha de provocar las cargas de los antidisturbios en connivencia con la policía

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las “Marchas de la Dignidad” del 22 de marzo terminaron en cargas policiales, destrozos en locales y en el mobiliario urbano, más de 60 heridos y una veintena de detenidos, aunque días después se efectuaron más arrestos. Entre los acusados había miembros de organizaciones de extrema izquierda, pero también de un nuevo grupo impulsado por Ricardo Sáenz de Ynestrillas, histórico líder de varias facciones ultraderechistas.

Pintada de La Bandera Negra el 22-M, y a la derecha Ricardo Sáenz de Ynestrillas Pérez, en una manifestación de ultraderecha. Pintada de La Bandera Negra el 22-M; y Ricardo Sáenz de Ynestrillas Pérez, en un acto de ultraderecha.

Tras el 22 de marzo se empezaron a conocer algunos datos de los detenidos por las Fuerzas de Seguridad en los altercados en las calles de Madrid. De uno de los arrestados se filtró que había pertenecido a organizaciones y partidos de extrema derecha.

Además, en foros y webs de izquierda consultados por El Confidencial Autonómico comenzaron a circular vídeos y fotos de los primeros enfrentamientos entre manifestantes y policías en los que identificaban entre los “provocadores” a varios de los ultraderechistas que asaltaron la Librería Blanquerna de Madrid cuando se celebraba la Diada de Cataluña el pasado 11 de septiembre.

Esto llevó a que algunas personas y colectivos participantes hayan denunciado que las cargas policiales fueron un “montaje” y estuvieron provocadas por infiltrados de la extrema derecha que habrían empezado los altercados para poder “desacreditar” la movilización ciudadana en las “Marchas de la Dignidad”.

La Bandera Negra: republicanos, federalistas y revolucionarios

En esta polémica ha surgido el nombre de un grupo poco conocido hasta ahora: La Bandera Negra. El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, lo mencionó en su comparecencia en el Congreso de los Diputados en la que explicó el dispositivo de seguridad de aquel día en Madrid.

Dicho colectivo se define en su página web y en sus perfiles en las redes sociales como una organización partidaria de emprender una revolución radical en España para derribar el actual sistema e implantar uno nuevo sobre cinco pilares: república, soberanía, democracia, autogestión y federalismo.

Fuentes policiales consultadas por ECA reconocen que entre los arrestados el 22-M por agredir a los agentes de policía y provocar destrozos en el mobiliario urbano y en varios locales había miembros de este nuevo grupo antisistema, entre cuyos principales impulsores se encuentra Ricardo Sáenz de Ynestrillas, histórico líder de varias formaciones de ultraderecha.

Tal y como ha podido comprobar este confidencial, los responsables de La Bandera Negra han acabado reconociendo que algunos de sus simpatizantes fueron arrestados por la Policía por los disturbios.

Reconocen su participación y la detención de algunos miembros

En un primer comunicado en su web y en su perfil de Facebook, los miembros de este grupo sólo hicieron referencia a su participación activa en esta movilización -en la que, como pudo comprobar ECA y se puede ver en la fotografía de arriba, dejaron su huella con una pintada antimonárquica- y condenaron la “represión” policial.

Dos semanas después, sin embargo, La Bandera Negra emitió un segundo comunicado en el que admitían que algunos de sus miembros habían sido detenidos en los altercados y en la posterior operación policial “Puma 70” contra los identificados como participantes en los disturbios.

Tras proclamar la inocencia de todos ellos, denunciaban que las acusaciones de agredir a policías venían de “delaciones y chivateos propios de un muy determinado sector político extremoderechista”.

“El colectivo autogestionario La Bandera Negra entiende que estamos ante un intento, institucional y mediático, de desprestigio del éxito que, en orden a la defensa de los derechos de los trabajadores, ha tenido la Convocatoria del 22-M. Estos incidentes violentos no oscurecen un éxito en la lucha de nuestro pueblo frente al vigente modelo capitalista”, termina el comunicado del nuevo grupo impulsado por Ricardo Sáenz de Ynestrillas.

Sáenz de Ynestrillas, de Fuerza Nueva a La Bandera Negra

Ynestrillas comenzó a militar en organizaciones ultraderechistas a los 11 años, en las juventudes del partido Fuerza Nueva. Su padre, el comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas Martínez, fue detenido por su participación en dos complots para dar un golpe de Estado, en 1978 (la Operación Galaxia) y en 1981, y fue asesinado por ETA en 1986.

Tras ser procesado -y más tarde absuelto- por el asesinato del diputado de Herri Batasuna Josu Muguruza en 1989, Ynestrillas hijo se convirtió en una de las figuras más carismáticas de la extrema derecha española. Fundó grupos como la Legión de San Miguel Arcángel, el Movimiento Social Español y la Alianza por la Unidad Nacional.

En 2009 anunció su alejamiento de las organizaciones extremoderechistas (“frikifachas”, las denomina en un artículo de su blog), en las que asegura que “ingenua y tozudamente” defendió sus ideas revolucionarias.

“La evolución del falangismo auténtico y antifranquista, en cuyas fuentes cada vez más intensamente bebo, a posiciones anarcosindicalistas, autogestionarias y genuinamente democráticas es legítima y natural”, explica Ricardo Sáenz de Ynestrillas sobre el camino que le ha llevado a impulsar ahora La Bandera Negra.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·