Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Se hizo famosa con un anuncio de Aquarius

La catedral que construye un labrador en Mejorada del Campo (Madrid) llega a Estados Unidos e Italia

The New York Times y el periódico Avvenire, de la Conferencia Episcopal, cuentan la historia de Justo Gallego

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Justo Gallego lleva cincuenta años construyendo él solo, ladrillo a ladrillo, una catedral en el municipio madrileño de Mejorada del Campo. La historia se convirtió en su momento en argumento de un anuncio de la bebida Aquarius, y ahora ha atraído la atención de periódicos extranjeros.

Catedral de Mejorada del Campo (Madrid) que construye el labrador Justo Gallego. Catedral de Mejorada del Campo (Madrid) que construye el labrador Justo Gallego.

Hace unos, la curiosa historia de la catedral en construcción de Mejorada del Campo (municipio al este de la ciudad de Madrid y con casi 23.000 habitantes) se hizo más conocida por el spot que la marca de bebida energética Aquarius emitió en televisión con su autor, Justo Gallego.

Este hombre lleva ya casi medio siglo construyendo, él solo, con materiales en muchos casos reciclados, una catedral en Mejorada del Campo. Con más de 90 años, Justo Gallego vive dedicado en cuerpo y alma a ir lentamente avanzando en edificar ese templo.

El pasado martes 18 de abril, la historia de la que ya se denomina coloquialmente en Mejorada del Campo “la catedral de Justo” cruzó el Atlántico, ya que fue recogida en un amplio reportaje en The New York Times.

En la edición digital en castellano de uno de los diarios más prestigiosos del mundo, y también en inglés, se puede leer la historia sobre “Un ex monje erige una “catedral de la fe” brick a brick y en su mayor parte en solitario”.

Un periodista y un fotógrafo se trasladaron a Mejorada del Campo para entrevistar a Justo Gallego y para ver su catedral en obras. En el reportaje en The New York Times explican que este vecino de Mejorada fue monje pero dejó el convento y decidió dedicar su vida a levantar con sus manos una verdadera catedral.

Cuentan que lleva cerca de cincuenta años dedicado a esta tarea y cómo utiliza hasta neumáticos de coche como material de construcción del templo católico, pese a que no cuenta con un apoyo oficial de la Iglesia.

El reportaje del diario neoyorquino tuvo repercusión hasta el punto de que ese mismo día lo recogió en su web Avvenire, un periódico vinculado a la Conferencia Episcopal italiana.

En este reportaje, se cuenta que una de las novedades del proyecto de Justo Gallego es que ha construido su propia tumba, en la cripta de su iglesia, para que cuando muera lo entierren allí. También se habla de las posibilidades de continuar la construcción si él fallece antes, y que además se ha mudado a la propia catedral en obras, en la que incluso duerme.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·