Sábado 17/02/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

El Cañaveral

Cuatro cooperativas de Madrid retrasan un año la entrega de los pisos a mil propietarios

Madrid

Las viviendas estarán listas en tres semanas, pero no se han terminado las obras de urbanización de esta nueva zona residencial

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cientos de familias llevan casi trece años pagando a cuatro cooperativas para construir la urbanización de El Cañaveral, en la zona este de la ciudad de Madrid. Antes del 30 de junio esperaban recibir las llaves de sus nuevas casas para empezar a vivir allí, pero se han encontrado con un grave obstáculo.

Vista de cómo quedará la urbanización El Cañaveral cuando esté terminada. Vista de cómo quedará la urbanización El Cañaveral cuando esté terminada.

Según relatan a El Confidencial Autonómico algunos de los propietarios de estas viviendas, la “sorpresa” saltó hace unos días en las reuniones que las distintas cooperativas celebraron con sus miembros. Las obras de los bloques de viviendas estarán finalizadas dentro de pocas semanas; sin embargo, no podrán mudarse a sus nuevas casas.

El motivo es que las obras de urbanización de la nueva zona residencial, El Cañaveral, no está terminadas. Como consecuencia el ayuntamiento de Madrid no da por finalizada la construcción del barrio y por eso no va aún a conceder a los propietarios la cédula de habitabilidad de vivienda, necesaria para poder contratar los servicios de electricidad, agua, gas y teléfono, por ejemplo, y por tanto para poder empezar a vivir en una vivienda.

La responsabilidad de estas obras de urbanización es de la junta de compensación de la urbanización El Cañaveral. Los propietarios aseguran que la junta ha informado a las cuatro cooperativas de que para finalizar las obras de urbanización deben pagar un total de cuatro millones de euros.

“Nos lo dicen a sólo dos meses de la finalización de las obras, para que tengamos la miel en los labios y nos sea más difícil negarnos”, denuncia uno de los afectados. La queja de los propietarios de una de las cooperativas es que el reparto implicaría que ellos, cuyos pisos sólo ocupan un 2% del barrio, tendrían que pagar el 25% del total, cerca de un millón de euros.

Más tiempo de espera y un coste añadido

Además del pago extra, las obras de urbanización implicarán que, en el mejor de los casos, la entrega de los pisos se retrasará un año, según se les ha explicado a los miembros de las cooperativas de El Cañaveral. Es decir, aunque las viviendas estarán terminadas en tres o cuatro semanas, y la entrega de llaves estaba programada en muchos casos para antes del 30 de junio, los dueños no podrán irse a vivir a sus nuevas casas hasta dentro de un año.

Eso tendrá otro perjuicio añadido, afirman dos propietarios a ECA: “Esto conlleva más intereses del crédito promotor que se concede a las cooperativas para la construcción de los edificios, incrementando en no sabemos cuánto el coste de nuestra vivienda”.

Los alrededores de mil propietarios que participan en las cooperativas de El Cañaveral se encuentran en una situación de incertidumbre: “No sabe nadie qué puede pasar”, “como cooperativista me siento engañado y estafado desde hace mucho tiempo”... No es el primer problema con que se enfrentan los propietarios, ya que durante muchos años de construcción de la urbanización no pudieron ver cómo avanzaban las obras: algunos llegaron a alquilar un helicóptero para sobrevolar El Cañaveral y ver el estado de la construcción de la urbanización madrileña.

Sin embargo, ahora sí habían ido ya a sus viviendas, habían decidido los acabados interiores y pensaban que en pocas semanas podrían trasladarse por fin a sus casas.

El retraso en la célula de habitabilidad va a provocar perjuicios a muchas familias, aseguran varios propietarios consultados por El Confidencial Autonómico. “Estamos viviendo en un barrio un poco alejado del Cañaveral, pero pensando que la entrega era inminente, hemos montado un pequeño negocio cerca de este barrio y hemos solicitado plaza para nuestra hija en los colegios de la zona”, denuncian unos cooperativistas. Si les dan plaza en estos colegios pero no pueden vivir ya en su nueva vivienda, tendrán que llevar a sus hijos “en la otra punta de Madrid”. Otros muchos propietarios tendrán que pagar un año más de alquiler a pesar de que el piso que ya tienen en propiedad estarán ya listo.

Tras este grave contratiempo los afectados han pedido una reunión tanto a las gestoras de las cooperativas como a la junta de compensación. Además, se muestran decididos a “hacer todo el ruido posible lo antes posible” para que se conozca el caso de El Cañaveral.

La Junta de Compensación señala a las gestoras

Un portavoz de la Junta de Compensación se ha puesto en contacto con El Confidencial Autonómico para precisar que el retraso en la paralización de las obras de urbanización se debió a causas económicas, pero provocadas porque varias de las cooperativas de El Cañaveral que forman esta junta no han pagado a su debido tiempo las derramas que se establecieron en el convenio que se firmó para poner en marcha esta zona residencial.

“Nos han llegado a deber hasta 12 millones de euros, y ahora mismo a las obras le quedan bastante más de cuatro millones”, asegura este portavoz de la Junta de Compensación, que señalan a las gestoras de las cooperativas, que son quienes venden los pisos: “Los cooperativistas han pagado algunas derramas a las gestoras, pero luego las gestoras no han pagado ese dinero a la Junta de Compensación para las obras”.

Tras varios retrasos causados, según la Junta, por la mala situación del mercado inmobiliario y constructor, y de la economía en general, este órgano responsable de las obras de urbanización señala que ya están al 90% terminadas. De hecho, la Junta de Compensación ha llegado a un acuerdo con el ayuntamiento de Madrid para poder ir urbanizando las fases residenciales que se vayan terminando. De hecho, ya hay técnicos del consistorio revisando lo construido.

Sobre el “sobrecoste” que denuncian los vecinos, la Junta niega la mayor: “Los propietarios firmaron pagar las obras de urbanización según los metros cuadrados de cada uno. Pero las gestoras sólo se lo han contado ahora, que es cuando hay que pagar, y no al principio”. Es decir, fue un coste que se incluía en los contratos y convenios pero que se tiene que liquidar al final, cuando se entregan las viviendas.

Con todo, este portavoz de la Junta de Compensación asegura que los propietarios que tendrán listos sus pisos en el mes de junio tendrán ya urbanizada su zona. Si hay algún retraso en la célula de habitabilidad que ha de conceder el ayuntamiento para vivir, señalan, será por las gestoras. Eso sí, señalan que en las zonas que ya estén urbanizadas sólo podrán hacer uso los propietarios que hayan pagado las derramas fijadas para llevar a cabo obras que incluyen construir aceras, calzadas, extender las canalizaciones de agua...

Además, hay algunas cooperativas que aún no han empezado a construir porque no han conseguido los créditos promotores para hacerlo. Por eso se han entregando las zonas que se han ido pagando y que corresponden a las urbanizaciones que se van terminando.

Unportavoz de la Junta de Compensación se ha puesto en contacto con ElConfidencial Autonómico para precisar que el retraso en laparalización de las obras de urbanización se debió a causaseconómicas, pero provocadas porque varias de las cooperativas de ElCañaveral que forman esta junta no han pagado a su debido tiempo lasderramas que se establecieron en el convenio que se firmó para poneren marcha esta zona residencial.

Noshan llegado a deber hasta 12 millones de euros, y ahora mismo a lasobras le quedan bastante más de cuatro millones”, asegura esteportavoz de la Junta de Compensación, que señalan a las gestoras delas cooperativas: “Los cooperativistas han pagado algunas derramasa las gestoras, pero luego las gestoras no han pagado ese dinero a laJunta de Compensación para las obras”.

Trasvarios retrasos causados, según la Junta, por la mala situación delmercado inmobiliario y constructor, y de la economía en general,este órgano responsable de las obras de urbanización señala que yaestán al 90% terminadas. De hecho, la Junta de Compensación hallegado a un acuerdo con el ayuntamiento de Madrid para poder irurbanizando las fases residenciales que se vayan terminando. Dehecho, ya hay técnicos del consistorio revisando las obras.

Sobreel “sobrecoste” que denuncian los vecinos, la Junta niega lamayor: “Los propietarios firmaron pagar las obras de urbanizaciónsegún los metros cuadrados de cada uno. Pero las gestoras sólo selo han contado ahora, que es cuando hay que pagar, y no alprincipio”. Es decir, fue un coste que se incluía en los contratosy convenios pero que se tiene que liquidar al final, cuando seentregan las viviendas.

Contodo, este portavoz de la Junta de Compensación asegura que lospropietarios que tendrán listos sus pisos en el mes de junio tendránya urbanizada su zona. Si hay algún retraso en la célula dehabitabilidad que ha de conceder el ayuntamiento para vivir, señalan,será por las gestoras. Eso sí, señalan que en las zonas que yaestén urbanizadas sólo podrán hacer uso los propietarios que hayanpagado las derramas fijadas para llevar a cabo obras que incluyenconstruir aceras, calzadas, extender las canalizaciones de agua...

Además,hay algunas cooperativas que aún no han empezado a construir porqueno han conseguido los créditos promotores para hacerlo. Por eso sehan entregando las zonas que se han ido pagando y que corresponden alas urbanizaciones que se van terminando.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·