Lunes 20/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Echará el cierre este viernes

El gimnasio del príncipe Felipe entra en concurso de acreedores

Madrid

La empresa no pagará los salarios de febrero y adeuda varios meses de alquiler

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El histórico gimnasio Príncipe Serrano, conocido por ser al que acudía el príncipe Felipe, cierra ante la indignación de los empleados, que no han cobrado en enero. El grupo dueño de cuatro de los más lujosos gimnasios de Madrid, Principe Racket & Fitness, también cierra el Príncipe Abasota.

Sala de bicicletas del Gimnasio Príncipe Abasota. Sala de bicicletas del Gimnasio Príncipe Abasota.

Según ha sabido El Confidencial Autonómico, el grupo dueño de la cadena de gimnasios de lujo Príncipe, Principe Racket & Fitness, se ha declarado en concurso de acreedores y cerrará dos de sus cuatro gimnasios de Madrid: Príncipe Felipe (situado en la calle Serrano) y Príncipe Abasota (calle Pradillo).

Además, los trabajadores del Príncipe Felipe han contratado a un abogado para cobrar lo que se les adeuda. Tanto los empleados en nómina como los autónomos que imparten las clases, no han cobrado la mensualidad de enero. Por su parte, la dirección de la cadena les ha comunicado que intentarán pagarles antes del cierre del viernes.

Necesitaban 300 socios más para ser rentable

La cadena Príncipe se encuentra en estado crítico desde hace más de un año, según informan varios de sus empleados a ECA. El modelo de negocio se trataba de ofrecer un gimnasio de alto nivel y con todo tipo de servicios. Sin embargo, con la llegada de la crisis y la creación de los llamados gimnasios low cost, el número de socios ha caído.

“Cobrábamos a 100 euros la mensualidad, mientras que los demás gimnasios sus oscilan entre los 25 y 60 euros al mes. Para ser rentables, el Príncipe Serrano necesitaba mil socios, y cuando los dueños decidieron cerrarlo, no se llegaban a 700.”, afirma un empleado.

Las razones que han esgrimido los dueños de la empresa a sus trabajadores son la crisis y la competencia: “Con la crisis y con la creación de los gimnasios low cost, unas instalaciones de lujo como éstas ya nadie las paga”.

Una situación muy desagradable”

Varios empleados del gimnasio Príncipe Felipe acusan a la dirección de no pagar y de no dar la cara. Mientras, los trabajadores del otro gimnasio que cierra el viernes, el Príncipe Abasota, sí han cobrado.

No han dado la cara. En diciembre, cuando la situación era crítica, nos dijeron que no se cerraba. Llegó enero y, a mitad de mes, nos comunican que cerrarían y que no podían pagarnos”, afirma un trabajador de la empresa en conversación con El Confidencial Autonómico.

“En total se debe el sueldo a unos 15 empleados y a unos 10 autónomos, es decir, monitores, masajistas, proveedores... Febrero ya nos han dicho que no nos lo van a pagar. Meses de alquiler también se sabe que deben muchos, pero eso ya no sé precisarlo”.

Según estos mismos empleados, la intención del grupo es trasladar a los usuarios de Abasota y Serrano al otro gimnasio que tienen en la capital, en Arturo Soria.

Estos gimnasios se hicieron populares cuando se supo que el príncipe Felipe acudía a sus instalaciones para hacer deporte y ponerse en forma. Además, hay que recordar que el ex director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, jugaba al pádel en la pista del Abasota, en la calle Pradillo de Madrid. Allí se encontraba la sede del diario a mediados de los años 90, y allí compartió partidos de pádel con el entonces presidente del PP,José María Aznar, y con el empresario Juan Villalonga.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·