Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

La historia detrás de los pronósticos y las cuotas de apuestas de fútbol

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cualquiera de nosotros que sea aficionado al fútbol o aquel que sin serlo esté al menos expuesto de manera regular a familiares, amigos o compañeros de trabajo seguidores del deporte rey, habrá escuchado frases como “Las casas de apuestas dan a Alemania como favorita para ganar el Mundial”, o “la victoria del Barça en el campo del Atlético se paga a 3 euros”


Las apuestas online, incluyendo en el móvil, cada vez mueven más dinero en España Las apuestas online, incluyendo en el móvil, cada vez mueven más dinero en España

Esta terminología relativa a apuestas y predicciones sobre un determinado partido de fútbol forma cada vez más parte de nuestra vida diaria. Sobre todo, si tenemos en cuenta que el negocio de las apuestas deportivas y el juego online en su conjunto ha experimentado en España en estos últimos años un periodo de expansión y consolidación que se refleja en las mareantes cifras que se mueven al año y que están alrededor de los 4.000 millones de euros. 

Pero ¿sabemos realmente lo que hay detrás del mundo de los pronósticos sobre un partido de fútbol o sobre por qué una casa de apuestas ofrece una determinada cuota para un resultado?

Las casas de apuestas ofrecen a sus usuarios la oportunidad de apostar dinero sobre el desenlace de un sinfín de aspectos en un partido de fútbol. Podemos apostar sobre el resultado final del mismo, o sobre quién marcará el primer gol del encuentro, cuántos saques de esquina habrá en el choque o muchísimas otras opciones donde apostar y ganar si nuestra selección resultase la correcta, incluyendo apuestas en riguroso directo mientras tiene lugar el evento deportivo.

A cada uno de estos posibles desenlaces, las webs de apuestas aplican lo que se conoce como cuota o cotización. Para entenderlas, primero tenemos que entender el concepto de probabilidad. Cuanto más se aproxime la cuota al valor de 1, se entenderá que mayor es la probabilidad de que se produzca ese resultado. Es decir, la cuota no es sino la expresión de una probabilidad matemática.

Expertos en probabilidades trabajando para las casas de apuestas

En 2012, el gobierno español reguló el negocio del juego online (apuestas deportivas, casino, póquer y otros juegos de azar en internet) mediante un sistema de licencias a distintos operadores que ofrecen sus servicios cumpliendo una serie de parámetros y requisitos. Y en pocos años las apuestas deportivas se han convertido en una muy popular opción de ocio para muchos españoles que combinan su pasión por el fútbol, el baloncesto o el tenis con la posibilidad de ganar algún dinero extra. Según datos oficiales al respecto, son más de 600.000 los usuarios activos de casas de apuestas online en España que realizan al menos una apuesta al mes. Y el negocio crece a un ritmo de en torno al 30% anual.

Las casas de apuestas (o “bookies” en su acepción inglesa) deben pues cubrirse bien las espaldas a la hora de ofrecer sus cuotas (probabilidades) a sus clientes. Pongamos un ejemplo: ofrecer una cuota de 10 euros por euro apostado por una victoria en casa del Real Madrid ante el Alavés se antoja como una cuota demasiado alta y que, en principio, no respondería a la realidad.

Este sería un ejemplo fácil de entender por cualquiera de nosotros y sin necesidad de ser ningún experto en fútbol o en probabilidades matemáticas. Pero ¿cuál sería la cuota correcta para ofrecer en este mismo ejemplo por la victoria del Real Madrid por tres goles a cero? Ahí es donde entrarían en juego los expertos en la materia que trabajan para las distintas casas de apuestas online. Se conocen como tradersy forman parte fundamental del esqueleto de una compañía de apuestas online. 

         

         Las probabilidades matemáticas son cruciales a la hora de fijar las cuotas de las apuestas 

 Lo que hacen los traders” es fijar las probabilidades reales de que se produzca un resultado dependiendo de los distintos factores que ellos consideren aplicables (estado de forma de un equipo, las estadísticas de enfrentamientos previos con su rival, etc.) para a continuación establecer un margen mínimo de beneficio a obtener por la compañía en ese evento deportivo.

Siguiendo con el ejemplo anterior, digamos que el “trader” establece que las probabilidades reales de que gane el Real Madrid son del 70%, probabilidades del 20% en caso de empate y de un 10% por la victoria del Alavés. Luego establece un margen razonable de beneficio para la casa de, por ejemplo, el 7%, a modo de comisión. Todo ello quedaría entonces reflejado en la cuota final a ofrecer al cliente.

No es lo mismo para la casa de apuestas ofrecer una determinada cuota en eventos como apuestas de fútbol en un partido de La Liga española que ofrecerlas en un partido de una liga exótica o menor donde las cantidades apostadas por los clientes son mucho menores y donde, en consecuencia, los “traders” subirían los márgenes de beneficio para cubrir las espaldas ante la eventualidad de sorpresas en el resultado de la apuesta en cuestión.

El perfil idóneo de “trader” sería pues el de alguien que combina su pasión y conocimiento sobre uno o varios deportes con un buen conocimiento de probabilidades matemáticas. Y sus sueldos en las mejores casas de apuestas están en consonancia con la importancia que tienen para las empresas.

Los “tipsters”: el gran temor de las casas de apuestas

En los últimos años, y al amparo del auge y popularización de las apuestas online en España, ha surgido la figura del llamado apostador profesional. Es decir, de aquel que aspira a vivir de las apuestas deportivas online. Y recalcamos el término aspirar ya que, en la práctica, son muy pocos los que lo consiguen.

Según los testimonios recabados, son contados los casos de los que pueden permitirse acabar cada mes con sustanciales beneficios, por lo que vivir de las apuestas se antoja algo complicado.

En cualquier caso, hay usuarios que lo intentan y para ello pueden llegar incluso a desarrollar sistemas informáticos que combinen conceptos de probabilidades matemáticas con sus conocimientos deportivos para ofrecer pronósticos de fútbol basados en estos factores. Todo ello con buenas dosis de equilibrio mental y cabeza fría para no dejarse llevar por la tentación de realizar apuestas de manera emocional. 

          /         

           Existe la figura del “tipster” o aquel que da consejos sobre apuestas

Algunos de estos “apostantes profesionales” deciden incluso ir más lejos y compartir sus conocimientos con otros apostantes a cambio de dinero. Es lo que se conoce como “corredor de apuestas” o “tipster” (en inglés, alguien que da consejos).Pero nadie da consejos gratis a cambio de nada y estos expertos crean sus propias páginas webs cobrando una cantidad por la prestación de sus consejos y ofreciendo a sus usuarios una media de beneficios que puede llegar hasta el 20%, muy por encima de lo que nos ofrece cualquier banco.

Pero ¿qué ocurre cuando una web de apuestas detecta que un cliente (o un “tipster”) les está haciendo perder dinero a medio y largo plazo? Al igual que ocurre cuando visitamos un casino o un restaurante se reserva el derecho de admisión, los “bookies” se reservan el derecho de cerrar la cuenta de dicho cliente o, al menos, de limitar considerablemente las cantidades a apostar y, por lo tanto, las posibles ganancias. Y ello de manera legal y debidamente recogido en la letra pequeña de los términos y condiciones de uso de la web. 

En definitiva, no todo depende de la fortuna, de si el árbitro acaba anulando un gol o si el delantero centro acaba fallando un penalti.En el ya multimillonario mundo de las apuestas de fútbol online en nuestro país, también entran en juego factores como las probabilidades matemáticas.La próxima vez que oigamos hablar de predicciones o de cuotas de una casa de apuestas, convendría recordar todos los factores que hay detrás de estos pronósticos de fútbol.

                                     





·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·