Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Conocido por el alias del “Carrefour”

Un preso musulmán agrede a dos funcionarios en la cárcel de Valdemoro

El sindicato Acaip denuncia que el Secretario General de Instituciones Penitenciarias no informara sobre los problemas psiquiátricos y la agresividad del interno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un preso musulmán recién llegado a la prisión de Valdemoro agredió a dos funcionarios en dos días consecutivos. Desde el sindicato Acaip, se quejan de que nadie informó a los empleados públicos de la peligrosidad del interno, conocido con el alias del “Carrefour”.

Prisión de Valdemoro (Madrid). Prisión de Valdemoro (Madrid).

A las 8 del pasado jueves 14 de septiembre un auxiliar clínico de la prisión de Valdemoro entró en la celda del preso musulmán conocido con el alias del “Carrefour” para llevarle su medicación. Pero cuando se la iba a dar, éste le propinó un puñetazo en la cara, aunque la suerte y los reflejos del agredido impidieron que le golpe impactara de lleno.

Aparentemente, la agresión tuvo lugar sin que el preso mediara palabra con el funcionario, sin que éste le diera motivos para ello y sin que el agresor manifestara signos de la menor alteración. Fue un acto completamente repentino.

Otros trabajadores que se encontraban en ese momento en la galería acudieron en su ayuda y, entre todos, lograron reducir al agresor. Nadie conocía al interno, que había ingresado procedente del Hospital Psiquiátrico de Alicante con destino al Hospital Psiquiátrico de Sevilla.

Desde el sindicato Acaip (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) denuncian que “nadie había informado” a los funcionarios de la “agresividad del interno, con un amplio historial de agresiones en prisiones tanto a internos como a trabajadores”.

Es muy conocido en ambos psiquiátricos, que saben que con este interno tienen que guardar las distancias: “Cuando alguien se acerca a él, se siente acorralado y suelta un puñetazo al primero que pille”. Una información que, de haberse sabido, “podía haber evitado la agresión”, según Acaip.

Además, al día siguiente, el interno volvió a agredir a otro trabajador. Otra vez sin motivos y sin mediar palabra, el interno “se sintió acorralado y agredió al primero que se acercó a la distancia de su brazo”. Ambos trabajadores tuvieron que ser atendidos en la enfermería del centro y ambos presentan partes médicos de lesiones.

No se informó de su peligrosidad

Sin embargo, para el sindicato Acaip, el Secretario General de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, “está más preocupado en manipular las estadísticas que en tomar medidas para acabar con esta lacra”, ya que lo único que se hizo tras la primera agresión fue “cumplimentar un sinfín de trámites burocráticos para determinar si fue agresión o no”.

Según el sindicato, “nadie se preocupó de informar a los trabajadores de cómo tenían que tratar a este interno” para que así “procuraran no acercarse demasiado para que el preso no se sintiera acorralado y suelte la mano, guardando la distancia de seguridad”.

Medidas para reducir las agresiones

Precisamente esta misma semana ha entrado en funcionamiento la nueva instrucción del Secretario General de Instituciones Penitenciarias para evitar las agresiones a los trabajadores de las prisiones. Una norma que cuenta con el apoyo de los sindicatos CSIF y UGT.

La medida consiste en que los trabajadores “se acerquen y conozcan a los internos para evitar que les agredan”. Pero, a juzgar por lo ocurrido en la prisión de Valdemoro, el sindicato Acaip critica que “más bien parece que la instrucción persigue conseguir justo lo contrario”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·