Miércoles 21/02/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Muy Confidencial

“Los colegios están para enseñar, no para adoctrinar”: la pancarta que no se vio en el Parlament

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La sesión de control a los miembros del gobierno catalán este miércoles 29 de octubre se vio interrumpida cuando varias personas que seguían el pleno desde la tribuna de invitados comenzaron a aplaudir y gritar, por lo que fueron finalmente expulsados por orden de la presidenta del Parlament, Núria de Gispert. La foto que corrió como la pólvora fue la de un hombre levantando el brazo derecho, haciendo el saludo fascista, mientras lo intentaban expulsar. El Confidencial Autonómico ha podido contactar con uno de las personas que fueron expulsadas del hemiciclo. Explica que pertenece a la Asamblea por una Escuela Bilingüe y está afiliado al Partido Popular. Cuando se enteró de que la diputada del PP María José García Cuevas iba a preguntar a la vicepresidenta de la Generalitat sobre el uso de colegios e institutos para la consulta del 9 de noviembre, decidió invitar a un grupo de padres y madres preocupados por el “adoctrinamiento” en las aulas catalanas. “Antes de ir, pensamos que en el Parlament los diputados de ERC o la CUP muchas veces sacan pancartas. Por eso pensamos también en reivindicarnos nosotros”, explica este vecino de una localidad cercana a Barcelona. Por ello prepararon e introdujeron en el Parlament una pancarta, de un metro por un metro y medio, con el siguiente mensaje: “Los colegios están para enseñar, no para adoctrinar”. Sin embargo, los ujieres de la cámara catalana se lanzaron a echarlos de la tribuna y no pudieron desplegar la pancarta. “Nos quitaron la pancarta de malos modos, pero no nos trataron mal. Yo me disculpé con los ujieres porque no deberíamos haber gritado”, explica este expulsado, que también ha pedido disculpas a la AEB y al PP por la imagen dada. Luego este hombre le recriminó al compañero que levantó el brazo (Miguel Bosch) que hubiera provocado la foto con el saludo fascista y que luego fuera a declarar ante los periodistas. “La próxima vez pensaré mejor a quién invitar. Nosotros sólo queríamos reivindicar la igualdad en la educación y que no usen los colegios para adoctrinar”, lamenta este catalán.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·