Sábado 21/07/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

Alberto Surio recibe presiones internas para que hable de la izquierda abertzale. Trabajadores de EiTB recurren a la Federación de Periodistas para convencer al director

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El veto a los abertzales, propuesto a Alberto Surio y respaldado en el Parlamento Vasco, ha encontrado una fuerte oposición dentro de EiTB. Los argumentos de algunos de los trabajadores más críticos han sido respaldados por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España.

La semana pasada, la cámara autonómica aprobó una resolución, apoyada por PSE, PP y UPyD, en la que se pedía al ente público "no dar cobertura informativa a la izquierda abertzale ilegalizada". Pues bien, según ha podido saber El Confidencial Autonómico, la iniciativa parlamentaria, aplicada desde entonces por Alberto Surio, ha encendido los ánimos de algunos profesionales de la cadena, cuyas reclamaciones han sido recogidas por sindicatos y asociaciones de periodistas. Así, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha asegurado que la resolución aprobada en el Parlamento Vasco va "en contra de la propia función de los medios de comunicación y de sus profesionales".

A su juicio, se trata de una "injerencia" de las administraciones públicas en el ejercicio periodístico de determinar "qué se puede difundir como noticia". Por esta razón, estima que es una obligación de todo profesional y todo medio "recoger lo que sucede, lo que no implica que ello suponga posicionarse per se a favor o en contra de tales hechos informativos o de sus protagonistas". "Determinar a priori que sólo se deba informar o dar voz exclusivamente a los interlocutores que vayan a expresarse en un determinado sentido, implicaría negar la existencia de otro tipo de realidades y de posicionamientos, lo que privaría a la sociedad del conocimiento de la realidad en su conjunto", sostiene la asociación. Además, la FAPE considera que la especificación de "no dar cobertura" resulta "sumamente genérica y amplia", lo que en sí es un "riesgo para el propio derecho a la información".

En base a esto, sostiene, "no se podría informar sobre comunicados de ETA", ni mencionar su existencia, ni citar su contenido, ni mostrar sus imágenes, ni reproducir sus declaraciones grabadas, no se podrían hacer reportajes globales sobre la historia de la violencia terrorista en España", concluyen.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·