Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

Batalla por la dirección de la asociación de víctimas del terrorismo vasco: Pilar Elías presenta una lista in extremis contra Consuelo Ordóñez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El 27 de enero se celebrará la asamblea de la que saldrá la nueva directiva del Colectivo de Víctimas del Terrorismo Vasco, COVITE. Esta votación está rodeada de polémica después de los últimos desencuentros que ha habido entre el equipo de la presidenta actual, Consuelo Ordóñez, con otra parte del organigrama encabezado por la secretaria, Catalina Romero, y Pilar Elías. Entre esas corrientes ha habido un intercambio de acusaciones por incapacidad y falta de transparencia: incluso se han interpuesto una denuncia.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo Vasco, COVITE, se fundó en noviembre de 1998 con la vocación de convertirse en un interlocutor imprescindible en cualquier proceso de pacificación que surgiera en el País Vasco. En plena gestión del fin de ETA, este organismo se encuentra inmerso en una crisis interna cuyo próximo capítulo se escribirá el próximo 27 de enero en su asamblea general.

A esta votación, a la que están llamados 400 socios, concurren dos listas con dos formas diferentes de concebir esta asociación: la que encabeza Consuelo Ordóñez, hermana de Gregorio Ordóñez, concejal donostiarra del PP asesinado por ETA en 1995; y la comandada por Pilar Elías, viuda de otra víctima, Ramón Baglietto, concejal de UCD muerto en 1980 en Azkoitia.

Según explican a El Confidencial Autonómico desde COVITE, Pilar Elías esperó al último momento para presentar su lista de candidatos el pasado viernes. Por debajo de Elías se encuentran Carmen Ibarlucea, Gerardo Aryn, Albino Machado, José Antonio Díez, Begoña Elorza, Jorge Mota, Inma Iruretagoyena, Jesús Aguirre y Mª Jesús Olaricegui. Algunos de ellos ya han formado parte de la directiva de COVITE en el pasado.

Por su parte, Consuelo Ordóñez es la cabeza de lista de un proyecto continuista, cercana hoy a UPyD, cuyo ‘fichaje’ más comentado ha sido Maite Pagazaurtundúa, hasta hace poco presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo (FVT).

También forman parte de su equipo Antonio Recio, su persona de máxima confianza; Ana Velasco –hija de Ana María Vidal Abarca, fundadora de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) –, Mikel Azurmendi, Cristian Matías, Carmen Borrajo, Laura Martín y Rubén Múgica.

La asamblea ‘golpista’ de diciembre

A finales de 2012 Ordóñez presentó una denuncia contra siete de los diez candidatos reclutados por Elías. Les acusa de “falsedad documental”, puesto que “hicieron circular una falsa convocatoria de una asamblea general extraordinaria” prevista para el pasado 15 de diciembre de 2012.

El objetivo de ese llamamiento, tal y como se puede ver aquí, era votar y debatir la “disolución” de la actual dirección. Aludían a “discrepancias del funcionamiento interno entre los miembros del equipo coordinador” y a la necesidad de “dar cuenta de los elevados e injustificables gastos” de COVITE.

Tanto Consuelo Ordóñez como Pilar Elías hacen referencia en sus candidaturas a esta polémica convocatoria y la posterior denuncia, interpuesta en Valencia por la actual presidenta. Poco tiempo después, los siete denunciados por Ordóñez afirman que tuvieron que ir a declarar “como delincuentes” ante la policía judicial de San Sebastián.

Viajes y contabilidad

Ya en la Cumbre Iberoamericana, en septiembre de 2012, desde COVITE denunciaron que Venezuela acoge al menos a 50 etarras, según sus propias estimaciones. Precisamente un mes más tarde, en octubre, la presidenta Ordóñez viajó a tierras venezolanas para entrevistarse con el preso militar Milton Revilla. Lo que se habló en esa reunión acarreó “la reapertura de un sumario que estaba paralizado en la Audiencia Nacional”, aclaran fuentes de COVITE.

Los opositores a la actual presidenta criticaron este viaje a Venezuela así como otros gastos que consideran “injustificables”. Sin embargo, Ordóñez asegura que pese a ser la presidenta de la entidad, no tiene “acceso a sus cuentas ni firma administrativa para controlarlas”.

Pidió poder consultarlas el pasado verano, en julio, y todavía no ha podido revisarlas. Cuando ha tenido posibilidad de conocer algunas cifras de manera informal, se ha mostrado “sorprendida” de las partidas que maneja COVITE. Recordemos que se trata de una entidad que en parte es financiada a través de subvenciones.

La lucha de COVITE

Al margen de sus luchas intestinas, desde COVITE aseguran que seguirán trabajando para los que denominan “víctimas parias”, que carecen de reconocimiento. “Se trata de obtener justicia en los 326 atentados con víctimas de ETA que se encuentran sin esclarecer”, explica Ordóñez. Toda la documentación servirá para publicar un libro en 2013.

Otra de las inquietudes de COVITE tiene que ver con la política penitenciaria y la llamada vía Nanclares. Según explica Consuelo Ordóñez a este diario, ella misma se reunió en la cárcel de Zaballa con el asesino de su hermano, Valentín Lasarte. Allí, Lasarte aseguró que ninguna institución pública le había comunicado que los presos incluidos dentro de la vía Nanclares debían colaborar con la Justicia. “Por eso cuando va a la Audiencia Nacional está mudo”, comenta Ordóñez.

Considera que se enfrentan a una “dejación de los poderes públicos” en plena gestión del fin de ETA, proceso con el que COVITE se ha mostrado especialmente crítico. Una de sus líneas de trabajo actual apuesta por que los crímenes de ETA sean considerados “de lesa humanidad según el derecho internacional” y sean juzgados como tales.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·