Martes 21/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

Bruselas ‘paraliza’ a la Naval de Sestao. Han perdido dos proyectos valorados en más de 100 millones en las últimas semanas y no cuentan con otros encargos para garantizar su actividad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El sector naval sigue pagando las consecuencias de las decisiones tomadas en la Unión Europea sobre la 'Tax Lease', el sistema de financiación que rige en las navieras. La incertidumbre creada desde mediados de julio ha provocado que la Naval de Sestao haya perdido dos pedidos hasta la fecha: el último iba a aportar carga de trabajo durante dos años.

“La Naval no tiene nuevos proyectos que garanticen su actividad”. Ésta es la realidad a la que se enfrenta el astillero de Sestao, en Vizcaya, tras confirmar que ha perdido el proyecto de construcción de un buque para instalar cables eléctricos submarinos, valorado en 100 millones de euros. Es el segundo gran contrato que se ‘esfuma’ desde comienzos de año.

De acuerdo con las fuentes de la empresa consultadas por El Confidencial Autonómico, la responsabilidad final de esta situación está en “la decisión de Bruselas”. Atribuyen a “la incertidumbre creada alrededor del esquema de financiación ‘Tax Lease’” la difícil situación de los astilleros españoles.

En Sestao se refieren al expediente abierto por las autoridades europeas, sometiendo a escrutinio el anterior sistema de financiación, y la resolución al respecto que se hizo pública el pasado 17 de Julio: contempla la devolución de las ayudas fiscales a la construcción de buques entre 2007 y 2011.

En la Naval de Sestao arguyen que las razones que han llevado al armador a “optar por otro astillero” no han sido “técnicas ni económicas”, sino debidas a la “incertidumbre”.

Para los afectados, era “previsible” que las decisiones de Bruselas impidieran la firma de nuevos contratos por las “inseguridades” que han generado en armadores, inversores y en los bancos que financian estos proyectos.

Una situación alarmante

Este segundo contrato ‘perdido’ –el primero, de más de 220 millones– ha puesto en una difícil situación a la Naval: aseguran que “no disponen de nuevos proyectos” que garanticen la actividad y las nuevas contrataciones “son mínimas e inciertas”.

Ahora mismo, el astillero tiene carga de trabajo al menos hasta enero de 2014. La plantilla actual está en 240 empleados, los ‘supervivientes’ de una oleada de EREs, siete en total. La ausencia de nuevos encargos también afecta a la industria auxiliar, que también está sufriendo una considerable disminución de la carga de trabajo proveniente del propio astillero.

En Sestao recuerdan que el suyo es “uno de los pocos astilleros europeos capaces de asumir la construcción de buques de altas prestaciones”. En sus más de 100 años de actividad, han salido de sus talleres más de 250 buques.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·