Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

Colapso en la asamblea de víctimas del terrorismo vasco por un aluvión de solicitudes de nuevos socios. COVITE, sin directiva oficial, las está revisando una a una

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La asamblea de la que tenía que haber salido la nueva directiva del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) no pudo celebrarse con normalidad el pasado domingo. Se registraron decenas de solicitudes de ingreso de víctimas del terrorismo y familiares. Esas peticiones bloquearon el orden del día, en el que debían votarse las candidaturas de Consuelo Ordóñez –presidenta en funciones– y Jorge Mota.

No hay fecha para la votación que decidirá la nueva presidencia del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE). Debía haberse producido el pasado 27 de enero en San Sebastián, pero no fue posible: se registraron una “gran cantidad de solicitudes de ingreso de víctimas y familiares de damnificados”, según fuentes de la asociación. Tantas, indican, que “ha habido que suspender la asamblea de forma temporal”.

La actual presidenta, Consuelo Ordóñez, ha explicado a El Confidencial Autonómico que ahora mismo están intentando alcanzar un acuerdo sobre “unos mínimos respecto a la admisión de socios nuevos en COVITE”.

Ya están trabajando en ese ‘acuerdo de mínimos’ las dos candidaturas en liza por la presidencia. Por una parte, está la lista que encabezaConsuelo Ordóñez, y por otro, la liderada por Jorge Mota. En esta candidatura crítica con la actual junta también figura Pilar Elías, viuda de Ramón Baglietto, uno de los ‘pesos pesados’ de la lista.

Asamblea sin fecha

Fuentes de COVITE confirman que han suspendido sine die la próxima asamblea para garantizar que “todos y cada uno de los nuevos socioscumplen con las condiciones legales y estatutarias”. Hasta este sábado el número de asociados era de 400 personas.

Todos los socios de nuevo ingreso tienen derecho a voto en las asambleas y han de cumplir dos sencillos requisitos: ser víctima del terrorismo y mayor de 18 años. Uno de los problemas detectados en el seno de COVITE es que algunos asociados tienen grados de relación o parentesco ‘demasiado lejanos’ con víctimas de ETA.

La asamblea del domingo fue suspendida, pero acabó celebrándose un foro de intercambio de impresiones acerca de la “avalancha de solicitudes recibidas”. Tanto Ordóñez como Mota estuvieron presentes en la hora y lugar señalados, acompañados de sus equipos y de simpatizantes de una y otra opción.

Dos listas enfrentadas

Tal y como ya explicó este diario, la lista que presenta Consuelo Ordóñez tiene un carácter continuista con la actual directiva. La hermana del concejal del PP Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA en 1995, cuenta en su lista con los apoyos de Antonio Recio, Ana Velasco, Maite Pagazaurtundúa, ex presidenta de FVT; también Mikel Azurmendi, Cristian Matías, Carmen Borrajo, Laura Martín y Rubén Múgica.

Por otro lado está la candidatura de Jorge Mota, hermano de Ángel Mota, un funcionario de prisiones asesinado por ETA en 1990. Cuenta con el aval de la ya mencionada Pilar Elías, una de las mayores críticas con la directiva actual. También figuran Carmen Ibarlucea, Gerardo Aryn, Albino Machado, José Antonio Díez, Begoña Múgica, Inmaculada Iruretagoyena, Jesús Aguirre y María Jesús Olaciregui.

COVITE se fundó en noviembre de 1998 con la vocación de convertirse en un interlocutor imprescindible en cualquier proceso de pacificación que surgiera en el País Vasco. En plena gestión del fin de ETA, este organismo se encuentra inmerso en una crisis interna que no tener fecha de resolución.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·