Lunes 16/07/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

Sánchez anunció que “abriría un nuevo tiempo” en política penitenciaria

Covite pone condiciones al Gobierno en los posibles cambios sobre la transferencia de presos de ETA al País Vasco

Marlaska ha citado hoy a asociaciones de víctimas del terrorismo. Reclamarán al ministro claridad acerca de las modificaciones en la competencia de prisiones. Esperan que el PSOE no acepte las propuestas del PNV

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nuevo ministro del Interior ha citado durante la mañana de hoy  a una veintena de asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo. Acudirán al que será el primer encuentro con Grande Marlaska. Y es que en apenas un mes transcurrido desde el anterior encuentro con el ministro Juan Ignacio Zoido el horizonte en torno a las consecuencias del terrorismo puede cambiar de modo sustancial.

Fernando Grande-Marlaska. Fernando Grande-Marlaska.

Pese a que la acogida por parte de las asociaciones de la designación del juez para ponerse al frente de Interior fue buena, el anuncio del pasado lunes del presidente Pedro Sánchez de que está dispuesto a abrir un “nuevo tiempo” en materia de política penitenciaria y a estudiar de modo “individualizado” el caso de cada presos de ETA, ha elevado la inquietud en las principales asociaciones.

Fuentes de Covite (Colectivo de Víctimas del Terrorismo) explican a este digital que su postura sobreel acercamiento de presos  no ha cambiado con respecto al Gobierno anterior. Sostienen que antes de que se produzcan, tienen que cumplir una condición: rechazar la violencia.

Asimismo, destacan que lo que sí ha cambiado es que este nuevo Gobierno ha nombrado impuestos clave relacionados con el tema del terrorismo y ETA a personas que han estado en su momento implicadas en la aplicación de la vía Nanclares.

Cuentan, además, que el delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza,  por ejemplo, fue uno de los precursores de la vía Nanclares, que está actualmente como responsable en instituciones penitenciarias y que ha trabajado hasta ahora en el ayuntamiento de Madrid con Manuela Carmena.

Desde Covite explican que era una persona que estaba implicada en la vía Nanclares. Esa Vía establecía tres requisitos para que los presos fueran trasladados a cárceles cercanas al País Vasco o en el País Vasco: reconocer el daño causado, pedir perdón a las víctimas y asumir responsabilidades civiles.

En este sentido, en Covite entienden que los responsables de esa vía Nanclares ahora, con cargos de responsabilidad en este Gobierno, entendieran en su momento  que a los presos de ETA había que ponerles requisitos para que se beneficiaran del acercamiento de presos.

El rechazo a la violencia

En este sentido, el Colectivo de Víctimas de Terrorismo pide coherencia y que ellos, que en su día pidieron una serie de requisitos para esos presos, hoy lo sigan pidiendo. En Covite reducen los requisitos que se le pedía con la vía Nanclares. No quieren entrar en el tema del perdón, entienden que es un asunto personal y no quieren entrar en una guerra pública con el perdón.

En lo que sí entra el Colectivo es en el rechazo a la violencia. El presidente del Gobierno ha hablado de la reinserción  y ellos lo que entienden es, que antes de hablar de ello, tiene que haber un requisito mínimo: el rechazo a la violencia. Sostienen que sin ese rechazo un preso no se puede reinsertar.

El acercamiento está en manos de los propios presos. Covite así lo y trasladarán su postura hoy a Grande Marlaska.

El PNV y la competencia de prisiones

Desde Covite explican que el PNV trabaja en buena medida para favorecer a los presos de ETA. Por ello,  explican que lo que proponga el Gobierno vasco no tiene ni debe ser lo que haga el Gobierno central, que debe tener su propio criterio. Eso es lo que esperamos que nos cuenta Marlaska.

De esta manera esperan que el PSOE no acepte las propuestas del PNV. Al final, sostienen,  “depende exclusivamente del Gobierno central”.

Sin embargo,  hay otro tema que sí que está por encima: la competencia de prisiones. La posición de Covite aquí es frontal y absoluta. Covite está totalmente en contra de que el gobierno central ceda al Gobierno vasco la competencia de prisiones.  Por una razón muy clara. Y es que el PNV no ha querido ser carcelero de los presos de ETA durante mucho tiempo y “si ahora quieren gestionar la competencia de prisiones es porque quiere abrir las puertas de las cárceles”. Quiere tener las llaves de las cárceles para buscar la trampa que permita a los presos salir. Covite señala que eso significa “impunidad”.

Cuando se habla de competencia de prisiones en el PNV, lo que se está hablando es de transferir los derechos de las víctimas a los nacionalistas y ahí Covite no va a tener ninguna duda en oponerse de manera frontal. Creen que es una trampa y que aquí España “se juega mucho más que una transferencia de una competencia administrativa”. 

Presos en España

Actualmente en España 224 presos de ETA cumplen su condena en alguna de las 41 prisiones en las que se encuentran encarcelados. La mayor parte de ellos no ha podido progresar de grado y en la inmensa mayoría de los casos continúan en primer grado. El Gobierno anterior denegó las peticiones para asumir la actual legislación penitenciaria.

El PNV ya ha anunciado que cuenta con un plan para una nueva política penitenciaria para el colectivo de presos de la banda.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·