Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

La problemática de los atascos para entrar y salir de Gibraltar llega al Defensor del Pueblo. Los trabajadores del Peñón esperan que sus quejas se escuchen en la Unión Europea

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los atascos para entrar y salir de la colonia británica han sido objeto de polémica en los últimos días. Recientemente se han registrado colas de cuatro, cinco o seis horas y las quejas por esta situación no sólo afectan a los habitantes del Peñón. Más de 4.300 trabajadores españoles se enfrentan a este mismo problema y han llevado sus quejas ante el Defensor del Pueblo con la esperanza de que el debate llegue a la Organización de Derechos Humanos.

Los días laborables más de 4.300 españoles atraviesan la verja para trabajar en Gibraltar. Este tráfico de personas y mercancías tiende a ralentizarse en los meses de verano y puede provocar colas de entre dos y seis horas. Esta situación ha sido denunciada una vez más por la Asociación de Trabajadores Españoles en Gibraltar, con sede en La Línea, Cádiz.

Tal y como recoge el comunicado enviado al Parlamento Europeo al que ha tenido acceso El Confidencial Autonómico, este colectivo explica “soportar colas de vehículos” que “no solían demorar más de 15 minutos en hora punta” y ahora “suelen ser de dos y hasta más de cuatro horas”.

Esta asociación linense ya contactó a finales de 2012 con el Defensor del Pueblo Andaluz, que remitió su caso al gabinete de Soledad Becerril. Su intención, según explican a este confidencial, es que la queja termine llegando a la Organización Internacional de Derechos Humanos, pese a que los trámites son “lentos”.

¿Cómo son los accesos a Gibraltar?

Los afectados describen el panorama de los atascos en el Peñón como “un embudo con cuatro colas de salida, más otra amplia de motocicletas, que convergen en dos carriles de los que sólo se utiliza uno”, una infraestructura que perciben incluso “peligrosa”.

Según denuncian, los responsables de seguridad “reciben instrucciones para que existan colas y así intentar fastidiar a la población de Gibraltar”, incluso “a sabiendas también que nos perjudica más a los trabajadores españoles y de otras nacionalidades”.

La problemática de los atascos es un tema de debate a los dos lados de la verja, con acusaciones cruzadas entre ambos Gobiernos. Las autoridades británicas aseguran que en Gibraltar “se está sometiendo al ciudadano de a pie a un control fuera de toda normalidad”.

Sin embargo, fuentes diplomáticas españolas consultadas por este confidencial insisten en que “los controles que se hacen son necesarios y rutinarios”.

Los controles han de ser “exhaustivos”, entre otras cosas porque “Gibraltar no está dentro del tratado de Schengen”, indican. Ese texto garantiza el libre movimiento de mercancías y personas entre los estados miembros de la Unión Europea.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·