Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

La última amenaza para la Radiotelevisión valenciana: Podría cerrar si el Tribunal Superior de Justicia regional anula el ERE, cuya ejecución finaliza el 31 de agosto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ERE de RTVV fue anunciado el 16 de julio de 2012: ha afectado a 1.198 trabajadores de los casi 1.700 que componían la plantilla y a poco más de un mes de su conclusión, está en manos del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV). Tras ser derivado a este tribunal por la Audiencia Nacional, la posibilidad de que decidan cerrar la corporación audiovisual preocupa a políticos, trabajadores y ciudadanos.

Las demandas colectivas contra el ERE en la Radiotelevisión valenciana (RTVV) fueron presentadas por cuatro sindicatos. Hasta ahora este procedimiento ha afectado a casi 1.200 trabajadores, hasta reducir la plantilla para dejarla en 500 empleados. ¿Qué pasaría si el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) decidiera que es improcedente?

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, esa posibilidad podría desembocar en el cierre del ente audiovisual. Sin embargo, desde el Consell se ha reiterado el “rigor” con que se ha estudiado y llevado a cabo el ERE y no se había mencionado la posibilidad del cierre hasta ahora.

La reciente firma del contrato-programa entre la Generalitat y RTVV hasta 2015, en el que se fijan objetivos y recursos económicos, lógicamente también está en el aire. Según el contrato, la Generalitat aporta 68 millones en 2013 para el funcionamiento del ente, y 1,5 millones para inversiones.

Las opciones del TSJC

Las determinaciones que puede tomar el TSJCV respecto al ERE son tres: puede aprobarlo, anularlo o declararlo improcedente.

El Consell siempre ha transmitido tranquilidad sobre el proceso, pero José Císcar, vicepresidente de la Generalitar, ya ha reconocido que RTVV puede cerrar si el ERE se anula, puesto que esa decisión supondría la readmisión de toda la plantilla. En ese supuesto es “más que probable” que RTVV no tuviera capacidad económica, con lo que la opción más adecuada sería el cierre.

Si el TSJCV declara improcedente el ERE, no habría que cerrar: el ente podría optar entre la readmisión de trabajadores o el abono de indemnización a los despedidos. Es lo que sucedió en Telemadrid: también el gobierno autonómico anunció que cerraría si los tribunales anulaban el ERE, pero al declararlo improcedente el organismo ha continuado abierto.

Desde la dirección de RTVV, hay una lógica cautela, tal vez por la proximidad en que puede aclararse el futuro del ente, ya de modo muy próximo, al regreso del verano: “Hay que esperar la decisión del TSJCV”, afirman a este confidencial fuente de RTVV, por “respeto al tribunal” y porque tal vez no es buena táctica adelantarse a una posible decisión judicial.

El ERE, a punto de concluir

Mientras tanto, el ERE ha entrado en su última fase de ejecución. “El que no esté despedido el 31 de agosto, podrá respirar tranquilo”, comentan los empleados. Según fuentes sindicales consultadas por ECA, la plantilla va a quedar “descompensada”, con “un jefe por cada tres empleados”.

“Al final del ERE habrán abandonado la empresa uno de cada cuatro trabajadores”, indican, “muchos de ellos, trabajadores ‘históricos’, con su puesto ganado por oposición”. “Se está ‘salvando’ del ERE a los temporales”, critican, “y estamos viendo ‘desfilar’ a gente que lleva aquí 25 años”.

El protagonismo de Rosa Vidal

En esta última fase del proceso de ERE se nota la experiencia jurídica y la mano de Rosa Vidal, la nueva Directora general y presidenta del Consejo de administración. La castellonense Vidal es abogada del Estado en excedencia, trabajaba en la firma valenciana Broseta Abogadosy fue elegida para el cargo en RTVV por el propio Alberto Fabra.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, podía elegir para la dirección general de RTVV un periodista con experiencia en tareas directivas de medios de comunicación o a alguna persona de su entorno, que es lo que hicieron Eduardo Zaplana y Francisco Camps, al elegir a Vea Reig y Pedro García, respectivamente.

Sin embargo, optó por una persona con “perfil muy técnico y profesional que haga eficiente la televisión”, las bazas con las que presentó a Rosa Vidal. Cada opción tenía ventajas e inconvenientes, y también nombres propios: el acierto mayor radicaría en quien supiera crear un equipo compensado, indican fuentes consultas a ECA.

José López Jaraba fue el Director general que tuvo que pilotar un ERE ‘cocinado’ en consultoras externas y aprobarlo en el Consejo de administración de agosto pasado. Jaraba llegó a ofrecer a los sindicatos, en plena negociación del ERE, “salvar 200 puestos de trabajo si se aceptaba una rebaja salarial generalizada del 8%”, una propuesta que fue rechazada por los sindicatos.

La sorprendente marcha de Jaraba, “por motivos personales”, sin llevar a cabo el ERE y la negativa de Rosa Vidal a entrar en ese proceso tan convulso y que no había dirigido, condujo a nombrar un Director general por unos meses, Alejandro Reig, hasta que la designación en abril de Vidal.

Los retos de la actual Dirección general

Rosa Vidal entró en RTVV con su fuerte equipo jurídico exhibiendo un perfil “muy técnico”, con criterio y decisiones muy personales, y que en declaraciones a El Confidencial Autonómico algunas fuentes consideran que “reflejan falta de experiencia en medios de comunicación, que puede superar si se deja asesorar y cuenta con un equipo adecuado”, siempre que el ERE no lo impida.

En este panorama, Vidal ya ha hecho efectiva la refundación jurídica de RTVV: ha simplificado su estructura jurídica y es consciente de que ha de lograr una nueva financiación que implique a la sociedad valenciana –la financiación mixta– y recuperar audiencia, ahora en niveles bajos.

Vidal carece de experiencia en gestionar medios de comunicación y de liderar un proyecto informativamente más atractivo para la audiencia que en la actualidad. Recuperar esa sintonía con la sociedad de Alicante, Castellón y Valencia no será tarea fácil, pero es el objetivo final.

El silencio de Ximo Puig

El líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, periodista y que antiguo jefe de Gabinete con Joan Lerma, llegó a afirmar hace dos años que “nadie lloraría el cierre de Canal 9”.

Ahora, sin embargo, “es impensable que Ximo arremeta contra Canal 9 ni Radio 9, porque alberga la esperanza de que en la Comunidad Valenciana gobierne un tripartito próximamente, liderado por él”, aseguran a ECA fuentes socialistas. “Ximo Puig apostaría mucho más que el PP por RTVV”, comentan.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·