Domingo 18/02/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

Utilizaron la información confidencial en beneficio propio

El juzgado número 14 de Sevilla inicia las declaraciones de los directivos investigados por un delito de revelación de secretos en Heineken España

Está prevista la declaración del otro alto directivo de la multinacional investigado en este caso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Esta denuncia fue desgajada de la acusación principal por acoso laboral que presentó el doctor Andrés Pomares en la que otro juzgado de Sevilla ha imputado al presidente nacional de Heineken España, Richard Weissend. Los tribunales de justicia continúan la instrucción de las diligencias previas. 

Richard Weissend, presidente de Heineken España Richard Weissend, presidente de Heineken España

En las últimas horas ha prestado declaración en calidad de investigado, nueva denominación de imputado, el responsable del departamento de la asesoría jurídica de Heineken España en relación a una de las denuncias presentadas por el doctor Andrés Pomares Alonso, que fue coordinador nacional de Medicina en el Trabajo de Heineken España desde 1995 hasta que fue despedido disciplinariamente el 3 de agosto de 2016.

Fuentes extraoficiales implicadas en el caso explican a El Confidencial Autonómico, que la declaración del alto directivo de Heineken España investigado se ha producido en el Juzgado número 14 de Sevilla que tramita estas diligencias previas por la comisión de este presunto delito de revelación de secretos, por el que están imputados dos altos directivos de España de la multinacional cervecera que preside a nivel internacional el belga Jean Francois Van Boxmeer.

Tal y como contó este digital hace unos días, los hechos objeto de la denuncia de Andrés Pomares por revelación de secretos se remontan al 25 de enero de 2016 cuando presentó denuncia interna confidencial ante el Comité de Avisos del Código de Conducta de la multinacional cervecera siguiendo las indicaciones de un documento interno de la empresa denominado ‘Política de Heineken sobre acoso laboral’.

En dicha denuncia relataba una serie de hechos sobre irregularidades y mal funcionamiento interno de algunos departamentos de la multinacional en España. Dicha denuncia fue ampliada el 2 de marzo.

El Código de Conducta de Heineken bajo el cual se formuló la denuncia establece que “se debe proteger la información secreta” y todos los miembros del Comité de Avisos del Código de Conducta de Heineken España eran conscientes de la obligación legal de secreto que tenían.

A pesar de esta obligación de confidencialidad, los hechos que se denunciaron internamente de forma reservada, transcendieron y fueron utilizados como argumento al despido disciplinario del trabajador denunciante que se materializó pocos meses más tarde de sus denuncias. En la carta de despido del trabajador se llegan incluso a detallar cada uno de los hechos denunciados de forma anónima.

La declaración a raíz de la denuncia de Andrés Pomares

Según fuentes cercanas al caso, el primero de los dos directivos imputados que ha declarado en el juzgado ha reconocido que la compañía despidió al Coordinador Nacional de los Servicios Médicos, Andrés Pomares, por haber activado el protocolo antiacoso, denunciando determinados hechos que, entre otras circunstancias, afectaban a la salud de los empleados. El directivo responsable de la asesoría jurídica en su declaración ante el juez se limitó a negar los hechos y se negó a contestar a las preguntas de la acusación.

El directivo ha manifestado, igualmente, que la decisión final en el expediente antiacoso correspondía al Presidente de Heineken España SA, Richard Weissend, por lo que el directivo únicamente participó en el expediente antiacoso como asesor. Tras su declaración el juez no ha variado su situación procesal continuando en situación de investigado a la espera de nueva diligencias ya que la instrucción penal sigue abierta, estando previstas nuevas diligencias en las próximas fechas.

La denuncia presentada por el doctor Andrés Pomares, por la que ya ha comenzado la ronda de declaraciones de los investigados, no sólo va dirigida contra quien ha sido el instructor del expediente y que fue el que recibió la denuncia interna confidencial, sino también y sobre todo, contra quien se ha apropiado de la información confidencial y la ha utilizado en beneficio propio y perjuicio del trabajador denunciante.

En los próximos días está prevista la declaración del otro alto directivo de Heineken España investigado en este caso de un presunto delito de revelación de secretos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·