Jueves 19/07/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

Declaró este lunes en el juzgado de instrucción nº1

Una denuncia por acoso laboral lleva al presidente de Heineken ante el juez en Sevilla

Andrés Pomares acusa a Richard Weissend y a la directora de RRHH de poner en peligro la salud de los trabajadores. Los directivos niegan los hechos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ex Coordinador Nacional de Medicina del Trabajo de la firma Cervecera, Andrés Pomares, fue despedido de Heineken en Sevilla en agosto de 2017 tras 33 años trabajando en la empresa. Todo ocurrió debido a un caso de “acoso laboral” por parte de la presidencia de la empresa cervecera y varios directivos al arriesgar la salud de una empleada.

El presidente de Heineken (derecha) entrando en los juzgados de Alcobendas El presidente de Heineken (derecha) entrando en los juzgados de Alcobendas

Richard Weissend, presidente de Heineken España y Amalia Rodríguez Dacal, directora de RRHH, han sido imputados en un caso de ‘presunto acoso laboral’ tras el despido de Andrés Pomares, ex Coordinador Nacional de Medicina del Trabajo de la firma.

Andrés Pomares ha explicado a El Confidencial Autonómico que llevaba trabajando para Heineken en Sevilla prácticamente toda su vida. Entró en la multinacional en 1984 y en 1995 ya era el máximo responsable del Departamento de Sanidad.

Los hechos ocurrieron hace dos años, en febrero de 2016, cuando el denunciante le comunicó a la directora de RRHH, Amalia Rodríguez Dacal, que había dos empleados que estaban en una situación delicada de salud. Andrés Pomares advirtió a la empresa que una de ellas en concreto se encontraba en una situación delicada y que tenía problemas de “estrés” y “depresiones”.

Heineken era consciente de este problema

La empresa cervecera sabía perfectamente lo que estaba sucediendo, así lo confirma Andrés, ya que explica que envió un informe médico con el estado de salud de la empleada. En el mismo mes de febrero, la compañía evaluó a cada uno de los empleados y a esta empleada le cayó una “valoración negativa”.

El ex Coordinador Nacional de Medicina del Trabajo de la empresa, habló con los directivos y les advirtió que esta “valoración negativa” iba a afectar a la empleada. Asimismo, explica a este digital que ella siempre había sido una “trabajadora ejemplar” y que sabiendo los problema de salud que tenía “no le advirtieron en todo el año que estaba haciendo mal su trabajo y le pilló por sorpresa”.

Tras lo sucedido, Pomares emitió un informe desde la perspectiva médica, avisando de que esa valoración negativa podía ir en contra de su salud. “No me hicieron caso y remití otro informe a urgencias explicando la delicada situación de la empleada”. En cuanto a la trabajadora, Andrés confirma que cayó en una “profunda depresión” y que casi comete “actos insensatos”.

En este sentido, Pomares explica a este digital que la chica “padecía de depresiones” desde mucho antes. “Yo siempre he estado al tanto porque le hacía revisiones. No se puede hacer una valoración negativa si no se conoce la salud de esa persona”.

Denuncias a la empresa cervecera

Según explica Andrés Pomares a ECA, la chica reclamó el caso de contingencia y denunció que fue “un accidente de trabajo”, logrando que una sentencia de lo social así lo estimase. Sostiene que la enfermedad fue a raíz de su situación en la empresa: “No se hizo caso del padecimiento ni se analizaron bien las cosas”.

En este sentido, Andrés Pomares también puso una denuncia contra Heineken ya que explica que “no se hicieron las cosas bien y no se valoró mi trabajo”.

Todo este problema duró más de un año. Tanto la empleada como Andrés estuvieron de baja tras lo sucedido. La diferencia es que ella volvió a la empresa y él no. El ex Coordinador explica que la baja empezó el 15 de julio de 2016 y que fue por accidente de trabajo: "Fue una semana muy intensa en la que tuve que denunciar internamente tres hechos muy graves”. Sostiene que mientras estuvo ausente en la empresa se “aprovecharon de la situación” y RRHH le mandó una carta de 29 folios confirmándole su despido el 8 de agosto de 2017. 

La versión de Richard Weissend

El presidente de Heineken España, Richard Weissend, estaba citado para declarar como imputado por el Juzgado de Instrucción Nº1 de Sevilla la mañana del 8 de enero.

Según fuentes presentes en la declaración, el presidente de la empresa cervecera se limitó a negar los hechos y se negó a contestar a las preguntas de la acusación.

Para Andrés Pomares lo más significativo ha sido que se negase a responder  a las preguntas. Asegura que si fuera un bulo “no tendría problema en contestar y en contar su versión de los hechos”.

Revelación de secretos

Hay tres citaciones para este caso. La primera ha sido la declaración como imputado de Richard Weissend del día 8 de enero en los juzgados de Alcobendas, en la que negó los hechos; la segunda es una denuncia penal en el juzgado nº14 por revelación de secretos el próximo 25 de enero y la última es la denuncia de despido en la que tomará declaración Andrés Pomares en octubre de este año.

En cuanto a la denuncia por revelación de secretos, la citación explica que, por causas desconocidas, la información proporcionada por Andrés Pomares en su denuncia ha sido utilizada por la Dirección de la empresa para sancionar de forma disciplinaria al trabajador.

Lo que quiere decir que “el hecho de que la información que contenían las denuncias interpuestas por el denunciante iniciando el protocolo antiacoso haya sido pública y utilizada para reprimir al trabajador, constituye no solo una clara vulneración de la intimidad del denunciante, sino también una revelación de secretos de quien, por razón de su cargo, debe guardar sigilo”.

Por último está la denuncia de despido en la que tomará declaración Andrés Pomares. El denunciante explica a ECA que la cita iba a tener lugar el 13 de diciembre de 2017, pero el abogado que representaba a la compañía “se quedó atrapado en Londres por la nieve” y la han trasladado a octubre de 2018.

Andrés Pomares deja claro a este digital que después de todo lo ocurrido, lo único que quiere es lo mejor para la salud de los empleados y, en consecuencia, de la empresa.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·