Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Cree que se ha ido “demasiado lejos” en la cesión de competencias

El gurú económico Thomas Piketty: el independentismo en Cataluña no se debe a la “recentralización”

El autor de ‘El capital en el siglo XXI’, muy valorado por la izquierda, destaca que las comunidades tienen mayor autonomía fiscal que cualquier estado federado del mundo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Uno de los argumentos del independentismo catalán en su campaña por el “estado propio” es que España se encuentra inmersa en una dinámica “recentralizadora” por la que se está limitando cada vez más el autogobierno de Cataluña. Contra esta idea ha reaccionado un famoso economista francés muy seguido por la izquierda: Thomas Piketty.

Jordi Turull, Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, en el pleno del Parlament que declaró la independencia. Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, en el pleno del Parlament que declaró la independencia.

Entre los años 2013 y 2014 un libro de economía y política causó sensación en Europa y Estados Unidos, sobre todo en ambientes de izquierda. Se trataba de ‘El capital en el siglo XXI’, en el que el economista francés Thomas Piketty argumentaba que la concentración de la riqueza en unos pocos y la consiguiente desigualdad causa inestabilidad social y perjudica al crecimiento económico, por lo que proponía un impuesto mundial a los más pudientes.

La obra elevó a Piketty a la categoría de “gurú”, sobre todo para la izquierda europea en años de desorientación ideológica causada por la crisis económica y financiera.

Actualmente este economista francés publica sus opiniones en un blog del diario Le Monde. Esta semana decidió abordar el asunto del independentismo catalán en una entrada titulada “El síndroma catalán”.

Uno de los países más descentralizados del mundo”

Thomas Piketty empieza planteando la pregunta de si “la crisis en Cataluña se debe a la excesiva centralización y la intransigencia de las autoridades en Madrid”, o si por el contrario se trata de una pugna entre administraciones que tratan de ir por libre, persiguiendo distintos intereses y que “ya ha ido demasiado lejos en España y en Europa”.

Este economista tan alabado por la izquierda explica a los lectores de Le Monde que desde hace años en España la recaudación fiscal por el principal impuesto, el de la Renta (IRPF), se divide a partes iguales, 50%-50%, entre el Estado y las comunidades autónomas; por tanto, también Cataluña participa de estos ingresos.

Además, destaca que los gobiernos autonómicos tienen también capacidad normativa sobre este impuesto, estableciendo tipos propios, deducciones, etc. Todo ello “hace de España uno de los países más descentralizados del mundo en asuntos presupuestarios y fiscales, incluso si se compara con estados federales de un tamaño mucho mayor”.

Por ejemplo, compara el caso español con Estados Unidos y resalta con ironía que los contribuyentes de California, el estado más rico y con una población cinco veces superior a la de Cataluña, estarían muy satisfechos si pudieran quedarse en su estado con la mitad del impuesto federal sobre la renta. Sin embargo, eso no es así: el gobierno federal de Estados Unidos recauda la totalidad de este tributo, y los estados sólo pueden decidir unos pequeños porcentajes adicionales.

Un caso más cercano, el de Alemania, es aún más llamativo. Piketty explica que este estado federal Baviera (un estado con especial singularidad) no participa de la recaudación ni la gestión del impuesto de la renta.

La solución contra los separatismos: impuestos europeos

Con todo ello este economista trata de desmentir que el independentismo sea una respuesta a la “recentralización” que habría acometido España, empezando con la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de 2006, ya que en la práctica a partir de 2010-2011 ese reparto tributario entre el Estado y las autonomías es muy avanzado. El problema, señala Piketty, es que parte de los catalanes ya no se conforman con recaudar el 50% del IRPF, sino que quiere el 100%.

Y de ello culpa en parte a la Unión Europea, por haber difundido la idea que se puede beneficiarse de las ventajas de la integración sin el esfuerzo fiscal para costear los servicios públicos. Por eso, para debilitar a los separatismos, Piketty propone que las instituciones de la UE comiencen a imponer tributos a nivel comunitario, para garantizar la solidaridad y la justicia fiscal entre todos los territorios europeos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·