Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Presentará un recurso contencioso-administrativo contra la norma

La asociación Defensa del Castellano acusa a la Generalitat Valenciana de “Gestapo lingüística”

Denuncia que con el decreto de plurilingüismo se vigilará que se hable en valenciano hasta en el patio del colegio

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Asociación para la Defensa del Castellano (DDC) también impugnará en vía judicial el decreto del Gobierno valenciano sobre el modelo educativo plurilingüe. Hablan de hartazgo de los padres y de un plan “calcado” del nacionalismo catalán.

Acto catalanista de Escola Valenciana. Acto catalanista de Escola Valenciana.

“Vamos a presentar recurso contencioso-administrativo contra el decreto aprobado por el Gobierno valenciano el pasado 27 de enero, porque es claramente discriminatorio hacia el castellano, y de su lectura se comprueba que la Consejería de Educación pretende ser la Gestapo lingüística, vigilando hasta en el patio del colegio que se hable el valenciano”, ha afirmado a El Confidencial Autonómico Eva Tena, miembro de la junta directiva de la Asociación para la Defensa del Castellano (DDC), que en una próxima reunión va a ultimar los detalles y la movilización contra el decreto valenciano.

Este recurso se suma a los que ya han presentado o anunciado partidos políticos, sindicatos o asociaciones, como informamos los pasados días 22 y 26 de febrero en este digital. Tras estas informaciones de ECA, son numerosos los padres, profesores y asociaciones que se han puesto en contacto con este digital, aportando información en torno a este decreto y el ambiente que se vive en diversos centros educativos.

Esta asociación está implantada en las tres provincias de la Comunidad Valenciana, sobre todo en la provincia de Alicante. Según afirma Eva Tena, “existe un enorme hartazgo de los padres a las intromisiones en el derecho a decidir la educación de nuestros hijos respetando las leyes y la Constitución, y quienes invocan el derecho a decidir con frecuencia pretenden imponernos el valenciano”.

Esta madre de un instituto de Requena (Valencia), con 7 hijos, pertenece al Consejo Escolar y confirma a ECA que “la Consejería de Educación tiene un plan muy diseñado, que incluye acortar los plazos sin escuchar a los padres, a diferencia de lo que hizo con la jornada continua”.

Un plan “calcado” del nacionalismo catalán

Para Eva Tena, “hemos estudiado el plan catalán de imponer el nacionalismo-independentista a través de la imposición del idioma, que se ha hecho durante décadas, y en la Comunidad Valenciana se están dando los pasos calcados, incluyendo el plan de evitar la reacción social acortando plazos y que los medios de comunicación se apresuren a apoyarlo, y es lo que nos tememos con la nueva Radio Televisión Valenciana”, afirma a este digital.

Si bien antes del 15 de marzo cada centro público o concertado ha de presentar su propuesta de modelo a la Consejería, “los inspectores de la Consejería han estado muy activos en estos meses previos, visitando institutos, hablando con los directores y avisando de lo que les convenía presentar”, afirma Tena.

Según ha sabido ECA, “el tono dictatorial de la Consejería, desde hace meses, avanzando este decreto, ha provocado miedo a represalias entre el profesorado de institutos y otro personal, que no están de acuerdo con el decreto, y el silencio es muy equívoco, pues hay muchos que no están de acuerdo, y además desde la Consejería se envían comunicados sólo en valenciano cuando hasta ahora se hacían en castellano y valenciano, idiomas cooficiales en la Comunidad Valenciana”.

Modelo de queja para facilitar a los padres

Por su parte, la Asociación Idiomas y Educación ha colgado en su página web un modelo de queja al Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo valenciano) y al Defensor del Pueblo, para que los padres y las AMPAS puedan expresar su elección.

En tres días, tal como ha sabido ECA, esta asociación ya ha logrado el 18% (1.332 euros) de la cantidad que espera lograr por micromecenazgo para costear los gastos judiciales de impugnación del decreto educativo valenciano (7.400 euros). Las aportaciones económicas pueden hacerse a través de este link.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·