Jueves 23/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

Se impulsará también en Portugal, Grecia e Italia

La Universidad de Córdoba desarrolla un programa para adaptar los cultivos al cambio climático

Andalucía

Cuenta con una finca para experimentar sistemas para preservar las cosechas del calentamiento global

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El proyecto LIFE + ClimAgri busca adaptar los cultivos extensivos de regadío al cambio climático a la vez que trata de mitigar sus efectos. Han desarrollado una finca en la Universidad de Córdoba para desarrollar un programa de buenas prácticas para los agricultores.


Proyecto ClimAgri contra los efectos del cambio climático Proyecto ClimAgri contra los efectos del cambio climático

Andalucía es pionera en un programa que busca adaptar los cultivos a las variaciones del clima y el ascenso de la temperatura producido por la aceleración del cambio climático. Los estudios realizados en una finca en la Universidad de Córdoba en colaboración con la Universidad de Sevilla y la Junta de Andalucía han permitido desarrollar un programa de buenas prácticas para paliar los efectos de este fenómeno en el clima.

En esta plantación simularon las condiciones climatológicas que podría haber en el plante dentro de 40 años aumentando los niveles de temperatura y dióxido de carbono para ver cómo reaccionaban las plantaciones.

Los estudios que comenzaron hace un año recogen una serie de buenas prácticas para los agricultores tales como la reducción total o parcial de la labranza del suelo. Además, recomiendan mantener cubierto de vegetales las tierras para proteger de la erosión y combinarlo con técnicas antiguas como la rotación de cultivos.

Otra de las innovaciones es la llamada agricultura de precisión. Esta técnica consiste en la optimización de los recursos mediante el empleo de un sistema de guiado o GPS que detecta en que zonas ya se ha realizado una pasada de herbicida en el terreno para que no se solape la dosis. Esta misma herramienta puede usarse a la hora de abonar el campo.

También se puede conocer con estas herramientas las características de la parcela para analizar y monitorizar el suelo. Esta mayor información permitiría realizar un abonado variable para detectar las áreas del terreno con más déficit de nutrientes o también para calcular el rendimiento de las cosechas.

Otra de las ventajas que se podría introducir con estas buenas prácticas sería el mejor uso de los recursos de los agricultores. El tener un mayor conocimiento de las condiciones de la tierra y sus necesidades permitirían aprovechar más los ciclos y consumir menos agua en el riego.

Desarrollar este proyecto por el resto de Europa

El proyecto de ClimAgri tiene previsto desarrollar un total de 12 fincas antes de que termine el año 2018 y estarán repartidas en cuatro países: España, Portugal, Grecia e Italia. Su trabajo pretende cambiar la mentalidad de los legisladores.

Con este programa se busca también paliar los efectos de la aceleración del cambio climático. Los expertos consultados por este diario explican que las precipitaciones en la zona mediterránea han disminuido y han evolucionado a una forma más torrencial. Además, están apareciendo plagas propias de otras latitudes que aparecen en la zona europea por el calentamiento del clima.

Si esto se une a la tendencia al alza de las temperaturas podría ser más fácil la pérdida de partes del suelo para el cultivo porque se pierde terreno fértil, las raíces son menos profundas y hay que invertir más en fertilizantes lo que supone hacer una inversión mayor.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·