Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Proponen crear una unidad de desactivación de explosivos

Lanchas de asalto, obuses e instructores extranjeros: así es el ejército catalán que diseñan los independentistas

Cataluña

Los expertos en Defensa de la Asamblea Nacional han elaborado un plan para poner en marcha en cinco años unas fuerzas terrestres con 600 militares.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los integrantes sectoriales de defensa de la ANC realizan una propuesta para impulsar las fuerzas terrestres de una Cataluña independiente desde cero ya que consideran que no podrían contar con la integración del material de defensa español ni la suma del personal de las fuerzas armadas. 


M119 105 mm (fuente: okrajoe) M119 105 mm (fuente: okrajoe)

Según tuvo acceso El Confidencial Autonómico a un documento donde se desglosa el plan dividido en dos fases para desarrollar las Fuerzas de tierra del Cataluña como nación que contaría con 600 efectivos divididos en cuatro compañías de infantería.

La iniciativa tendría como primera fase vertebrar un Ejército de Tierra en cinco años desde la independencia donde se desarrollaría el Estado Mayor que se encargaría de dirigir el funcionamiento de la organización militar.

En esa primera etapa se crearía un centro de formación para instruir a todo el personal que se incorporase a sus filas que contaría con el apoyo y la orientación de expertos extranjeros de la sociedad civil y también oficiales superiores de otros países que ya estén retirados. Una vez se haya formado un primer núcleo de oficiales se crearía el primer batallón de combate de la Fuerza terrestre que estaría formado por cuatro compañías de infantería que supondría un total de 600 militares.

En el informe consultado por ECA también se detalla la adquisición de material militar para dotar de equipación militar a los efectivos. La compañía de infantería mecanizada contaría con 12 vehículos de combate capaces de transportar a 9 soldados, cuatro automóviles de mando y entre tres y seis como plataforma de armas para cañones de 105 mm o morteros de 120 mm.

Además se crearía un batallón de apoyo formado por un cuerpo que equivale a un escuadrón de caballería que tendría hasta ocho obuses ligeros como los L118 británicos o los norteamericanos M119, ambos de 105 mm. Por otro lado se incluirían vehículos como el Caesar francés o el Archer sueco que montados sobre camiones todo terreno permitirían su transporte.

La compañía aerotransportada no contaría con unidades de paracaidistas por carecer de aviones para su transporte. Sólo se especializarán en operaciones de asalto aéreo. En la misma situación de carencia al inicio estaría la compañía de fusileros marinos ya que no se plantean la adquisición de vehículos anfibios de combate. Sí se adquirirían 10 embarcaciones neumáticas ligeras como las Zodiac F470 que se usan en Francia y dos o cuatro lanchas rápidas de asalto como las suecas CB90.

La compañía de ingeniería tendría un equipo especializado para el manejo y la desactivación de artefactos explosivos como robots para desactivar bombas y perros detectores. En el informe consultado por este diario, los expertos citan que contarían con la experiencia de los tedax de los Mossos d'Esquadra.

La compañía de montaña tampoco adquiriría ningún vehículo especial durante esta primera fase de desarrollo. Sólo indican los expertos que se necesitaría comprar el material de montaña necesario.  

Las fuerzas militares tendrían acceso libre al espacio electromagnético

Otra de las compañías se dedicaría a las comunicaciones para garantizar el acceso libre e ininterrumpido del espacio electromagnético que permitiría la comunicación fluida entre las unidades de las fuerzas terrestres y a la vez interceptar, entorpecer o interrumpir las comunicaciones del enemigo.

La dotación de este material estaría asesorada por los estados aliados aunque, como afirman los expertos, la experiencia de las universidades y empresas del sector de las telecomunicaciones catalanas permitiría adquirir esta tecnología de forma rápida.

Entre las dimensiones a desarrollar estaría el equipo de inteligencia que contaría con el trabajo de profesionales especializados como economistas, politólogos, geógrafos, sociólogos, psicólogos, meteorólogos, cartógrafos y lingüistas para desarrollar las tareas de predicción.

La segunda fase del plan de desarrollo del Ejército de tierra catalán tendría como objetivo asentar su estructura de acuerdo a los estándares internacionales. El resto de fuerzas se desarrollarían en un periodo entre 10 y 15 años. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·