Sábado 21/07/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Argumentario ante las elecciones del 27-S

Promesas independentistas ante las “plebiscitarias”: regeneración política y pensiones más seguras

Cataluña

La ANC cambia de mensajes para convencer a los indecisos. Da ya por hecho que en breve serán un estado propio

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los partidos y organizaciones sociales favorables a la independencia se preparan ya para tratar de atraer a una mayoría de catalanes que voten a las listas secesionistas en las elecciones al Parlament del 27 de septiembre, a las que pretenden dar un carácter plebiscitario sobre el proceso soberanista.

Manifestación independentista en Barcelona en la Diada de 2014. Manifestación independentista en Barcelona en la Diada de 2014.

En estas páginas ya se ha contado que los propios independentistas saben que ahora mismo no tienen asegurada la victoria en las urnas con la que pretenden declarar la secesión de Cataluña. De hecho, un informe de Ómnium Cultural admitía que sólo estaba claro el apoyo de los 1,9 millones de catalanes que votaron “Sí-Sí” en la consulta del 9 de noviembre.

Por ello, entidades sociales como Òmnium y la Assemblea Nacional Catalana (ANC) se han puesto de trabajar para intentar atraer al lado de los partidos y candidaturas independentistas a muchos catalanes que ellos consideran que todavía están indecisos ante un plebiscito sobre la separación de Cataluña del conjunto de España.

Concretamente, en un informe reservado la ANC cifraba en medio millón los votantes que no se han decantado todavía claramente por una opción: su máximo objetivo es convencerlos para así inclinar la balanza dentro de Cataluña a favor de la independencia.

Hablar en futuro: “Cuando seamos independientes...”

Para tratar de movilizar a esos miles de catalanes que no son, en principio, claramente independentistas, la Assemblea Nacional Catalana ha elaborado unos argumentarios que ha empezado a distribuir entre sus simpatizantes a través de las asambleas sectoriales, comarcales y locales que tiene en toda Cataluña.

El Confidencial Autonómico ha podido consultar varios de estos argumentarios: el objetivo de la organización convocante de las grandes manifestaciones por la independencia es que las “ideas fuerza” que propone “sean utilizadas de manera intensa y reiterativa en todas las interacciones posibles (tertulias, artículos, documentos, conversaciones...) Se trata de crear mensajes contundentes y eficaces, para conseguir que las ideas de la ANC vayan ganando espacio en todos los ámbitos de la sociedad”.

A través de fichas para sus socios y dípticos que repatirá por las calles de Cataluña, la Assemblea Nacional Catalana define los mensajes con los que pretende “ganar” de decenas de miles de votantes. Estos mensajes suponen en buena medida un cambio de estrategia para tratar de captar a catalanes no nacionalistas pero que tampoco rechazan de plano la independencia.

Una de las nuevas estrategias que la ANC pretende implantar con ayuda de sus socios es empezar ya a dar por hecho que Cataluña va a ser en un breve plazo de tiempo un nuevo estado: “La independencia de Cataluña ha de dejar de ser una posibilidad para convertirse en una certeza”.

Cuando lo logremos, vamos a ganar todos


Por eso, pide a sus socios y simpatizantes que dejen de hablar en condicional -“si fuéramos independendientes”- y empiecen a hablar en futuro -“cuando seamos independientes”-. De esta forma pretenden presentar la secesión como inevitable y ofrecer a los catalanes indecisos seguridad en el futuro, “en el nuevo marco mental que queremos crear”.

El segundo paso es trasladar una idea de inclusión: “Cuando lo logremos, vamos a ganar todos”. Es decir, el objetivo es tratar de unir a independentistas convencidos y no nacionalistas en un único “nosotros”, para que los indecisos o reticentes a la independencia se sientan parte del proceso y no tengan miedo a quedar excluidos.

Para ello explicarán que las decisiones del Gobierno de España perjudican no a los independentistas, sino a todos los catalanes; y ponen como ejemplo el recurso del Ejecutivo de Rajoy contra el decreto de la Generalitat que trataba de frenar la pobreza energética e impedía cortar la luz y la calefacción a personas sin recursos.

Los países pequeños, los que mejor funcionan

“El Estado catalán es económicamente viable”: en la línea de convencer de la seguridad del proceso, la Assemblea Nacional Catalana pretende acabar con las dudas sobre la financiación de una Cataluña independiente y con el miedo a un boicot comercial o un bloqueo.

En este sentido, los socios de la ANC tendrán que recordar en todo debate público que Cataluña es “contribuyente neta de la UE”, por lo que a la Unión Europea no le interesa expulsarla. De hecho, ni a España ni a la UE les interesaría marginar a Cataluña, por lo que la mejor solución para todos sería una independencia pactada en la que los catalanes pudieran seguir dentro de la comunidad europea y el nuevo estado catalán asumiera parte de la deuda pública de España.

Y en cuanto al boicot, asegura que el importante tamaño de la comunidad hace que “el Estado español no puede prescindir de comerciar con Cataluña”. Además, apuntan dos citas de importantes economistas extranjeros que aseguran que una Cataluña independiente no sólo sería viable, sino que sería uno de los países más ricos per cápita del mundo.

“Los países pequeños son los que mejor funcionan, según el World Economic Forum”, apuntan en otro documento consultado por El Confidencial Autonómico. Esta entidad nacionalista compara a Cataluña con países como Austria, Suiza, Dinamarca y Finlandia y traslada el mensaje de que “será un estado eficiente, próspero y viable como son otros de Europa”, en el que el dinero que ahora se escapa por el supuesto “déficit fiscal” se dedicaría a mejorar los servicios públicos.

Regeneración completa de la política

En la línea de dar ya por hecho que se producirá la secesión, la Assemblea Nacional Catalana va a intentar “superar el debate sobre la independencia para plantear cómo será el país cuando seamos independientes”. Por eso pretende introducir en el debate público el concepto “República Catalana” como alternativa a “Cataluña independiente”: consideran que la idea de república es rupturista e inclusiva, que no hace falta ser independentista para querer vivir en una república, y que supone una oferta de un país nuevo.

“La independencia es la única oportunidad para crear un estado mejor y más justo para todos”: en torno a esa idea va a pivotar buena parte de la campaña para convencer a los indecisos de que la mejor opción es la ruptura con España. Como los catalanes sólo no pueden cambiar la Constitución ni el sistema político español, la ANC ofrece a los votantes la posibilidad de construir desde cero un estado, lo que “obliga a diseñar de nuevo todas las instituciones y adecuarlas a las necesidad sociales, económicas y políticas de los catalanes”.

En este sentido, los independentistas van a hacer una ‘promesa’ rotunda a los votantes: “La creación de un nuevo estado significará una regeneración completa de la política catalana”. Eso significará, según la ANC, un sistema con una mayor transparencia, más separación entre los poderes, mayor participación ciudadana, mejor control de la corrupción... En definitiva, una democracia de mejor calidad frente a la actual española de listas cerradas, partitocracia y caciquismo.

Las pensiones serán más seguras”

Uno de los flancos de ataque al independentismo del Gobierno de España y de los partidarios de la permanencia en España es que una Cataluña independiente no podría pagar las pensiones ni los subsidios de desempleo por el déficit de Seguridad Social que tiene Cataluña.

Ahora, la ANC contraataca asegurando que, al tener mayor tasa de ocupación y mayor sueldo medio, un estado catalán no sólo garantizaría las pensiones y las prestaciones de paro, sino que incluso podrá mejorarlas y “serán más seguras”.

En su intento por tratar de despejar los temores que puedan tener los indecisos, la Assemblea Nacional Catalana asegura que podrán mantener la nacionalidad española tras la independencia y compartirla con la nacionalidad catalana, además de sentirse tan español como ahora.

Por último cabe destacar que su defensa de la necesidad de crear un estado independiente se basa también en atacar a España por no defender adecuadamente los intereses de los catalanes: para ello pone como ejemplo que “el Estado español ha defendido ante la UE el eje ferroviario central [por Aragón y las dos Castillas] en lugar del eje mediterráneo [por Cataluña, Valencia y Murcia], en contra de los intereses básicos de la economía catalana]”.

“El mundo va hacia la globalización en el ámbito económico, por eso cada vez se crean más estados nuevos para tener voz propia en los organismos internacionales”, argumenta la ANC en los mensajes que está difundiendo entre sus bases para extenderlos antes de las elecciones del 27 de septiembre.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·