Viernes 15/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Informe de la patronal contra la secesión

La deuda pública se triplicaría en una Cataluña independiente

Cataluña

Pasaría de 63.000 millones de euros a 196.000 millones. El paro se elevaría al 34% y las ventas al resto de España caerían a la mitad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La advertencia sobre los costes que tendría la secesión es una de las principales estrategias que está siguiendo los partidarios de la permanencia de Cataluña dentro de España. La asociación Empresaris de Catalunya ha elaborado un informe en el que describe los efectos que tendría la independencia para la economía.

Artur Mas, en un mitin de CiU. Artur Mas, en un mitin de CiU.

Hace unos días, el vicepresidente de Empresaris de Catalunya, José Bou, aseguró en una entrevista con la agencia Efe que la secesión provocaría una caída de en torno al 11% del PIB catalán.

Ese dato lo extrajo de un informe elaborado por esta entidad cívica contraria a la independencia en el que recogen las previsiones de varios economistas que han estudiado el impacto económico que tendría la separación de Cataluña del conjunto de España.

El Confidencial Autonómico ha podido conocer otros datos de este estudio con el que Empresaris de Catalunya pretende explicar las consecuencias negativas que tendría para los catalanes separarse de España y convertirse en un estado independiente.

El paro se dispararía al 34%

Lo primero que hay que destacar es que ese informe de Empresaris de Catalunya no hace un nuevo cálculo de caída del PIB catalán, sino que recaba los resultados de otros estudios anteriores. En concreto, para tratar de dar con una cifra equilibrada, han recogido datos de tres economistas claramente contrarios a la independencia -Mikel Buesa, Clemente Polo y José Vicente Rodríguez Mora-, y datos de otros expertos cercanos al separatismo y de un economista indio que también estudió la hipótesis de una secesión de Cataluña.

La cifra media del 10,7% se obtuvo como media de cifras tan dispares como un 2%, un 4% y un 7% de retroceso de la producción en Cataluña inmediatamente después de romper con el conjunto de España, hasta el 20% de Clemente Polo y el 23,4% de Mikel Buesa. Desde Empresaris de Catalunya denuncian que, sin embargo, los catalanes reciben sobre todo la opinión de los economistas más optimistas, e incluso en muchos casos se asegura que la independencia sería “sumamente rentable”.

Esta caída del Producto Interior Bruto tendría su consecuente efecto en el empleo. Según explican a ECA desde Empresaris de Catalunya, si en España la tasa de paro se triplicó entre 2008 y 2013 por un descenso del PIB de siete puntos, en Cataluña un retroceso del entorno de once puntos del PIB provocaría que el desempleo se dispararía del 19% actual hasta un 34%.

Una deuda pública de más del 100%

Este fuerte empeoramiento de la producción económica y del empleo tendría a su vez un impacto muy relevante sobre las finanzas de ese hipotético nuevo estado catalán independiente. Concretamente, sobre la deuda pública que acumularía tras separarse de España.

Ahora mismo, la Generalitat tiene 63.000 millones de euros de deuda: tras la secesión, desde Empresaris de Catalunya calculan que la deuda pública se multiplicaría por tres hasta alcanzar un volumen de 196.000 millones de euros.

Este notable aumento tendría dos causas principales: por un lado, el empeoramiento del PIB y del paro; por otro, el hecho de que la nueva Cataluña independiente tendría que hacerse cargo de gastos que hasta el momento corresponden al Estado español.

“Y ese volumen de deuda de golpe sería inasumible: Cataluña quebraría al día siguiente de separarse de España”, resumen desde la patronal de empresarios que se oponen a la independencia.

Además, señalan otro efecto pernicioso que la secesión tendría sobre la economía catalana. Se refiere a las relaciones comerciales entre Cataluña y el resto de España. Actualmente, las empresas catalanas “exportan” a otras comunidades autónomas por un total de unos 45.000 millones de euros al año.

Sin embargo, la secesión provocaría un efecto frontera, y también seguramente un cierto boicot por parte del resto de España, que podría disminuir las ventas de Cataluña en 20.000 millones de euros, según los cálculos recogidos por Empresaris de Catalunya.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·