Lunes 16/07/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Sí conservaría la Comunidad y el ayuntamiento de Madrid

Rajoy da por perdida la Generalitat Valenciana

Comunidad Valenciana

Se lo ha comunicado a la dirección del PP. Según las encuestas que maneja, mantendría los ayuntamientos de Valencia, Alicante y Castellón

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las previsiones del Partido Popular para las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo no son nada halagüeñas. En la mayoría de las comunidades que gobierna por mayoría absoluta desde 2011 volverá a ser la fuerza más votada, pero en la Comunidad Valenciana las encuestas apuntan a una derrota.

Alberto Fabra, Mariano Rajoy y Rita Barberá, en un acto del PP valenciano. Alberto Fabra, Mariano Rajoy y Rita Barberá, en un acto del PP valenciano.

La Comunidad Valenciana es desde hace varias décadas uno de los tradicionales feudos del Partido Popular en España, junto con la Comunidad de Madrid. Sin embargo, en esta legislatura y tras la dimisión de Francisco Camps por el ‘caso Gürtel’ la dirección del PP mira con preocupación a esta región.

De hecho, hubo meses de incertidumbre porque las malas perspectivas que apuntaban a que los populares perderían el gobierno veinte años después de arrebatar la Generalitat Valenciana al PSOE hicieron dudar a Mariano Rajoy de la conveniencia de presentar al presidente, Alberto Fabra, como candidato electoral.

Finalmente Fabra fue ratificado como cabeza de lista y liderará por primera vez al PP en las elecciones a las Cortes Valencianas. Sin embargo, los ánimos en la calle Génova, sede nacional del partido, no han remontado.

No será el partido más votado

Más bien al contrario: El Confidencial Autonómico ha podido saber que Mariano Rajoy da por perdida la Generalitat Valenciana tras las elecciones de mayo, y de hecho así se lo ha transmitido a los miembros de la dirección nacional del Partido Popular.

Según las encuestas que maneja directamente Rajoy, el problema en la Comunidad Valenciana no es -como ocurriría en otras comunidades- que los populares ganarían pero perderían la mayoría absoluta: en esta región, los sondeos propios del PP indican que ni siquiera sería el partido más votado, sino que quedaría en segundo lugar.

De confirmarse este resultado que vaticinan los estudios demoscópicos que tiene en su poder Mariano Rajoy sería toda una debacle respecto a los anteriores comicios: en 2011, a pesar de las informaciones e investigaciones judiciales sobre el ‘caso Gürtel’ que afectaban de lleno a Camps y otros dirigentes y al partido como tal, el PP cosechó el 50,67% de los votos y una holgada mayoría absoluta en las Cortes con 55 de los 99 diputados autonómicos.

Por tanto, no es que un pacto de varios partidos arrebatara el gobierno regional al PP, sino que los populares ni siquiera ganarían las elecciones y, por tanto, ni se plantearían tratar de llegar a la Generalitat mediante acuerdos.

Necesita a Ciudadanos en Madrid

Fuentes de la dirección nacional del Partido Popular aseguran a El Confidencial Autonómico que a la vez que les comunicó la previsión de una derrota a nivel regional en la Comunidad Valenciana Rajoy también les explicó que el PP sí sería la fuerza más votada en las tres capitales de provincia: Valencia, Alicante y Castellón. En los tres consistorios los populares podrían retener el gobierno municipal a pesar de retroceder en votos.

Además, según ha sabido ECA, en esa misma reunión el presidente nacional del Partido Popular aseguró a los miembros de la dirección que las encuestas que maneja ahora mismo apuntan a una victoria en el otro feudo: la Comunidad de Madrid.

Tanto Cristina Cifuentes en las elecciones autonómicas como Esperanza Aguirre en las municipales de la capital serían las más votadas por los madrileños. Eso sí, sobre todo en el caso del ayuntamiento de Madrid el PP necesitaría pactar para mantener el gobierno.

Las miradas se dirigen de inmediato a Ciudadanos, que entraría con fuerza tanto en la Asamblea de Madrid como en el pleno de la capital. De acuerdo con los sondeos que maneja Rajoy y la cúpula del partido, Aguirre tendrá que llegar a un acuerdo con el partido de Albert Rivera -que presenta a Begoña Villacís como candidata- para ser alcaldesa.

Es por ello que destacados dirigentes del PP creen imprescindible reorientar la actitud que hasta ahora han mantenido hacia Ciudadanos, y que ha oscilado entre la ignorancia y la crítica frontal. En primer lugar, fuentes consultadas por El Confidencial Autonómico aseguran que tras las elecciones andaluzas se han dado cuenta de que los ataques directos al partido de Rivera -con expresiones como “naranjitos” y tachándoles de ser un partido sólo catalán- han sido contraproducentes, ya que en vez de detener la fuga de votos desde el PP hacia el partido surgido en Cataluña en 2006, la ha acentuado, tal y como lamentaron desde la dirección del partido en Andalucía.

Además, como las encuestas muestran de forma cada vez más clara que Ciudadanos es la única “muleta” posible del PP para no perder numerosos gobiernos autonómicos y municipales, muchos dirigentes del partido pretenden frenar los ataques al partido de Albert Rivera para afrontar mejor hipotéticas negociaciones tras las elecciones del 24 de mayo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·