Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Navarra

Golpe judicial al proyecto de alta velocidad en Navarra: el Tribunal Superior de Justicia de Madrid provoca que se paren las obras al declarar nula la Declaración de Impacto Ambiental

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las actuaciones en torno al Corredor Navarro de Alta Velocidad (TAV), que comprende unos 70 kilómetros de recorrido entre Castejón y Pamplona, deben paralizarse. A raíz de un recurso de la Fundación Sustrai Erakuntza, el TSJM ha estimado que su Declaración de Impacto Ambiental (DIA), emitida en 2004, no es válida. El Ejecutivo de Yolanda Barcina va a recurrir ante el órgano jurídico.

El proyecto de alta velocidad en Navarra está a día de hoy en una situación “irregular”, junto a las obras ejecutadas hasta ahora. El equipo de abogados de la Fundación Sustrai Erakuntza ha conseguido que la Sala madrileña declare “nula y caducada” la DIA que avalaba el comienzo de los trabajos en el tramo entre Castejón y Pamplona.

Se trata de la primera vez que se anula un DIA a una Administración pública. Al quedar sin efecto dicha declaración, a la que ha tenido acceso El Confidencial Autonómico, el Gobierno navarro ha de empezar desde cero una nueva evaluación ambiental. Al haber transcurrido cinco años desde su aprobación sin que hubieran comenzado las obras, el texto ha perdido su validez.

Fuentes del departamento de Fomento han confirmado que ya han enviado una solicitud a la Administración General del Estado para interponer un recurso de casación frente a la sentencia.

Por su parte, desde la Fundación Sustrai Erakuntza recuerdan que en su momento informaron “directamente” tanto al Ministerio como al Gobierno de Navarra para “corregir de antemano” la situación irregular y poder “solucionar a tiempo su ilegalidad” sin tener que “acudir a los tribunales”.

Una vez conocida la sentencia, los activistas han pedido la dimisión –“al menos”, precisan– del consejero de Fomento, Luis Zarraluqui, aunque la posibilidad de que el asunto llegue hasta el Supremo podría demorar una solución definitiva para TAV hasta dentro de al menos tres años.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·