Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

“4.000 agentes de la Policía y la Guardia Civil son demasiados para un País Vasco sin ETA”. Mensaje de la consejera de Seguridad al delegado del Gobierno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Estefanía Beltrán de Heredia, titular de Seguridad del País Vasco, mantuvo la semana pasada su primer encuentro con el delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, y las cúpulas de la Guardia Civil y la Policía. En la reunión, la consejera consideró "excesivo" el número de agentes que hay destinados en el País Vasco: a su juicio, el cese de la actividad de ETA debería propiciar su "repliegue". Así se lo trasladará directamente al ministro del Interior.

Es el momento de que la Ertzaintza desarrolle plenamente sus competencias y Policía y Guardia Civil se retiren del País Vasco. Ésa es la tesis que ha defendido la consejera de Seguridad del autonómico vasco en una reunión celebrada el pasado miércoles. En ese encuentro la consejera Estefanía Beltrán de Heredia (PNV) afirmó que los 4.000 agentes destinados hoy en tierras vascas son “demasiados”.

Lo hizo ante el delegado de Gobierno, Carlos Urquijo, y los máximos responsables de Guardia Civil y Policía Nacional. Según las cifras que manejan en la Consejería, mantener ese dispositivo supone un gasto de 500 millones de euros al año para las arcas españolas.

Según fuentes de dicha consejería consultadas por El Confidencial Autonómico, el repliegue de las Fuerzas de Seguridad del Estado fue uno de los asuntos que surgió en el encuentro, pero no el único. Indican que se trata de una reivindicación habitual por parte de los nacionalistas vascos, recogido en el Estatuto de Gernika.

En este primer contacto entre Beltrán de Heredia y Carlos Urquijo, delegado del Gobierno, se concertó una cita con el ministro de Interior, Jorge Fernández, según confirman desde la consejería de Seguridad.

Sin embargo, será en la próxima Junta de Seguridad –probablemente esta primavera– cuando se discuta a fondo la posibilidad del repliegue exigido por los nacionalistas. En ese foro, pendiente de convocatoria, asisten miembros del Gobierno vasco y del Ministerio de Interior.

Las consecuencias de una retirada

En palabras de la consejera Beltrán, ahora que ETA ha cesado su actividad “no se justifica” que haya miles de agentes “sólo para vigilar puertos, aeropuertos y fronteras, o para expedir los documentos de identidad”.

Por su parte, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, ha comentado en varias ocasiones que la exigencia nacionalista de un repliegue de fuerzas en la zona sería una “irresponsabilidad grave” y ha mostrado su rechazo a esta posibilidad.

En un comunicado, Urquijo ha hecho referencia a la “sempiterna cantinela del repliegue de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado” por parte de los nacionalistas y ha asegurado que éstas “están en el País Vasco por derecho propio, sin necesidad de pedir permiso a nadie”.

Para los nacionalistas, en el actual contexto de disolución de ETA, la Ertzaintza debería desarrollar plenamente sus competencias y hacerse cargo de las cuestiones cotidianas de seguridad, tal y como recoge el artículo 17 del citado Estatuto vasco.

En ese caso, Policía y Guardia Civil sólo podrían intervenir en servicios extracomunitarios, como la vigilancia de aduanas, puertos, etc. No quedarían excluidos de la preserva del orden público, pero actuarían exclusivamente a petición del Gobierno vasco, o por causas de fuerza mayor, por interés general del Estado, aunque siempre con permiso de la Junta de Seguridad.

La lucha contra ETA

¿Qué sucedería con los organismos encargados de luchar contra ETA si se produce ese repliegue? Según la Consejería de Seguridad, la idea es que entes como la Unidad Antiterrorista de la Ertzaintza sean reorientadas para enfrentarse a grupos de crimen organizado o terroristas islamista.

Fuentes del departamento vasco de Seguridad están trabajando en un plan estratégico para gestionar ese cambio de objetivos. Según fuentes consultadas, las unidades de la Ertzaintza dedicadas a ETA pasarán a combatir contra “la globalización del crimen” antes o durante el año 2016.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·