Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Protestas por la modificación del calendario escolar

El Gobierno delegará la polémica sobre el cierre de colegios catalanes para las elecciones del 21-D

Moncloa evitará la polémica con padres y profesores dejando que sea la Junta Electoral Central la que tome la decisión sobre qué centros educativos tendrán que suspender las clases para habilitar puntos de votación

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy dio la sorpresa y anunció, dentro de las medidas extraordinarias aprobadas en aplicación del 155, la disolución del Parlament y la convocatoria de elecciones en Cataluña el próximo 21 de diciembre. Los comicios supondrán un problema para el Ministerio de Educación, ya que, al celebrarse en un día lectivo, deberá dar una solución a los alumnos cuyo colegio sea habilitado como sede de votación.

Afluencia de votantes a los colegios electorales. Afluencia de votantes a los colegios electorales.

De hecho, el asunto ha sido consultado esta semana en el Ministerio de Educación por diversos colectivos afectados. En principio, dado que la consellera de Enseignement ha sido cesada por el Gobierno, parecía que debía ser el departamento que dirige Iñigo Mendez de Vigo el encargado de la gestión diaria de este departamento de la Generalitat y, como tal, el responsable de resolver este problema.

Sin embargo, según ha podido saber El Confidencial Digital, el Gobierno ya sabe cómo salir de esta polémica en la que se iba a ver envuelto circunstancialmente: delegará en la Junta Electoral Central la decision sobre qué centros deben abrir el 21-D y cuáles no. Asi lo confirman a ECD fuentes oficiales del Ministerio de Educacion. "Es su competencia", justifican.

De esta manera, el Ejecutivo evita entrar en conflicto con los padres y docentes de los alumnos afectados, que reclaman ya una solución. No saben qué postura adoptar ante el próximo 21-D: si enviar a clase a sus hijos, o dejarles en casa por ser jornada electoral. De momento, los centros no han enviado instruccionesa las familias, a la espera de lo que decida la JEC.

Además, la decisión del cierre de algunos centros vendrá acompañada de polémica, ya que alterará necesariamente el calendario escolar: los funcionarios necesitarán al menos la tarde del 20 de diciembre para habilitar los puntos de votación. Con ello, los alumnos perderían dos días de clase que deberán recuperar en meses posteriores del curso.

Adelantar vacaciones de Navidad

Una vez que la Junta Electoral Central tome la decision definitiva (qué colegios se cierran y cuáles no), será el Ministerio de Educación quien decida qué hacer con alumnos y profesores ese día lectivo.

Según las fuentes consultadas por ECD, docentes y padres consideran imprudente que los electores puedan acceder sin restricciones a los centros donde se esta impartiendo clases. Cualquiera podría tener acceso a las aulas o a los despachos, e incluso entrar en contacto con los alumnos.

Para evitarlo, Educación se plantea modificar el calendario escolar en Cataluña. El cambio consistiría en adelantar las vacaciones de Navidad, de manera que comiencen el mismo jueves 21 o incluso antes y los colegios amanezcan el día de los comicios sin alumnos ni docentes. Se trata de una medida de protección dirigida especialmente a los menores.

Si finalmente el Ministerio opta por este cambio, también se plantea retrasar el fin de curso para compensar la pérdida de los días lectivos: las clases podrían alargarse varios días y en lugar de finalizar el 21 de junio, hacerlo la última semana del mes. No se descarta que incluso puedan terminar a primeros de julio, en funcion de las jornadas lectivas que sea necesario recuperar por la parálisis a la que obligara el proceso electoral en los centros educativos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·