Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Ha influido en el retraso de las elecciones “plebiscitarias” a otoño

Informe de Òmnium Cultural: los independentistas perderían ahora un referéndum en Cataluña

Cataluña

Según un estudio de la entidad soberanista, en una votación definitiva sólo apoyarían seguro la secesión los 1,9 millones que votaron “Sí-Sí” el 9-N

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Dos meses después de la consulta independentista del 9 de noviembre Artur Mas anunció que convocará elecciones para el 27 de septiembre. A la votación los independentistas pretenden darle carácter “plebiscitario” y, en el caso de que ganen los partidos que apoyan la secesión, comenzar el proceso para construir un estado catalán independiente.

Consulta independentista en un colegio de Cataluña el 9 de noviembre. Consulta independentista en un colegio de Cataluña el 9 de noviembre.

Artur Mas ya avisó tras la consulta del 9 de noviembre -que tuvo un carácter “semioficial” tras el veto del Tribunal Constitucional- que tendría que haber otra votación, en forma de elecciones anticipadas que tendrían un cariz plebiscitario, y luego un referéndum ya oficial para ratificar, si ganara esa opción, la independencia de Cataluña.

Después del 9-N muchos daban por supuesto que Mas convocaría esas elecciones “plebiscitarias” antes de las municipales de mayo -en torno al mes de febrero-, pero las discrepancias con Esquerra Republicana sobre la lista unitaria a favor de la secesión paralizó el proceso.

Al final, el acuerdo entre CiU, ERC y las asociaciones independentistas ha fijado la fecha para otoño: en principio, el domingo 27 de septiembre los catalanes acudirán a las urnas para votar a sus representantes en el Parlament.

No somos suficientes para ganar ahora”

El Confidencial Autonómico ha tenido conocimiento de un documento que podría haber influido en la decisión de retrasar varios meses las elecciones “plebiscitarias” y, consecuentemente, el proceso soberanista.

Se trata de un informe de Òmnium Cultural, la entidad favorable a la independencia que junto con la Asamblea Nacional Catalana ha organizado las grandes movilizaciones a favor del referéndum sobre la secesión. Este documento analiza la posible intención de voto en un referéndum definitivo en Cataluña sobre la separación de España y la creación de un estado independiente.

El informe se ha difundido en algunas reuniones recientes de las “divisiones” comarcales de la Asamblea Nacional Catalana, pero ya desde hacía varias semanas se hablaba del documento en círculos independentistas. Un portavoz de Òmnium Cultural reconoce a ECA que el informe existe, pero como otros muchos estudios que elabora esta entidad, es interno y no se va a difundir. También explica que no puede dar detalles del contenido, pero sí revela que se elaboró hace un mes, aproximadamente; es decir, antes de la decisión de que las elecciones anticipadas se fijaran para otoño.

La conclusión del estudio sobre el hipotético resultado de un plebiscito sobre la independencia es rotunda: “No somos suficientes para ganar un referéndum si lo hacemos ahora”.

Convencer a los indecisos para un referéndum en 2016

Òmnium Cultural llega a esa premisa en el informe en base, precisamente, a los resultados del llamado “proceso de participación popular”, es decir, la consulta semioficial que se celebró el 9 de noviembre con la doble pregunta: “¿Quieres que Cataluña sea un estado? En caso afirmativo, ¿quiere que ese estado sea independiente?”.

Uno de los participantes en una asamblea comarcal donde se difundió y se debatió este estudio critica este punto: que Òmnium se queda con la cifra de papeletas con el “Sí-Sí” que hubo el 9-N. De esta forma, la entidad secesionista estima que la intención de voto en favor de la independencia es un referéndum definitivo y oficial sería de unos 1,9 millones de catalanes.

El cálculo -que es lo que algunos independentistas han criticado en las asambleas comarcales- es evidente: el pasado 9 de noviembre, todos los catalanes partidarios de la secesión acudieron a votar y todos votaron “Sí-Sí”, lógicamente. Es también la lectura que muchos catalanes no independentistas hicieron tras la consulta, que aunque podía haber sido ilegal, la votación había servido para demostrar que los partidarios de la ruptura con España no son ni mucho menos mayoritarios en Cataluña.

El Confidencial Autonómico ha podido saber que muchos independentistas que han conocido el contenido de este estudio han reaccionado con escepticismo. Señalan que no se puede afirmar con rotundidad que todos los independentistas fueran a votar el 9-N, ya que el “proceso de participación ciudadana” que impulsó el gobierno de Artur Mas no era definitivo -lo que desanimó a parte del electorado favorable a separarse ya de España- y además hubo muchos menos colegios electorales, lo que impidió a muchos catalanes ir a votar.

También critican que el informe de Òmnium Cultural a la vez que “congela” en 1,9 millones a los partidarios del “Sí” por los datos del 9 de noviembre, magnifica el número de quienes votarían “No” en un plebiscito sobre la independencia.

En cualquier caso, en las reuniones donde se ha difundido este estudio se ha señalado que las conclusiones han influido en la estrategia de partidos y asociaciones soberanistas de retrasar las elecciones “plebiscitarias” a otoño. El motivo es que el informe admite también que hay un importante sector de votantes catalanes indecisos, que ahora mismo no sabe seguro si en un referéndum votaría a favor de una Cataluña independiente o se decantaría por permanecer dentro de España.

Este grupo de indecisos se describe con precisión en el documento: incluso los llega a clasificar en función del canal de televisión que ven. Además, se proponen diferentes métodos para tratar de atraer a esos indecisos al campo de los independentistas, para así poder invertir la situación actual.

La hoja de ruta que se ha explica en reuniones de la Asamblea Nacional Catalana pasa por que tras las elecciones “plebiscitarias”, en las que esperan conseguir una mayoría de diputados en el Parlament favorable a la independencia, se consiga celebrar en 2016 un referéndum definitivo sobre la independencia de Cataluña. Hasta entonces, el trabajo de las entidades soberanistas se centrará en convencer a los indecisos para sumarlos a esos 1,9 millones de independentistas y poder inclinar la balanza a favor del “Sí” en un referéndum sobre la secesión.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·