Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

En su edificio en la calle Guzmán el Bueno de Madrid

Quejas y agentes “quemados” en la unidad de seguridad de la Dirección General de la Guardia Civil

Las comisiones de servicio reducen la plantilla disponible y obligan a turnos de hasta cuatro horas de vigilancias estáticas en el perímetro de la sede

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Situación crítica, insufrible, gente quemada, de baja por estrés...: estas son algunas de las expresiones que utilizan desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) para denunciar los problemas que según ellos sufren los agentes destinados a la unidad de seguridad que vigila el perímetro de la sede de la Dirección General de la Benemérita en Madrid.

Dirección General de la Guardia Civil. Dirección General de la Guardia Civil.

La Dirección General de la Guardia Civil tiene su sede central en un edificio situado en el barrio madrileño de Argüelles, en la calle de Guzmán el Bueno. Se trata de unas instalaciones muy amplias que ocupan casi toda la manzana, y cuya vigilancia y protección está encomendada a la Unidad de Seguridad, orgánicamente dependiente de la Unidad de Protección y Seguridad (UPROSE) pero funcionalmente de la Jefatura de Asuntos Generales de la Dirección General.

Fuentes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles explican a El Confidencial Autonómico que recientemente sus representantes en la Comunidad de Madrid se reunieron con la Jefatura de la Unidad de Protección y Seguridad para pedir soluciones a la “desmotivación y desmoralización” que les consta que sufren los agentes destinados en el servicio de seguridad de la Dirección General de la Guardia Civil.

Sin embargo, en esa reunión no consiguieron que los responsables de esa unidad se comprometieran a adoptar medidas para evitar la situación complicada que viven los agentes, debido sobre todo a la gran carga de trabajo que tienen que soportar con motivo de la ausencia de otros efectivos.

Muchos agentes “quemados” que piden la baja

“No hay calidad de vida en esa unidad de seguridad, hay mucha gente quemada”, aseguran desde AUGC sobre los guardias civiles destinados al servicio de seguridad de la dirección general del Instituto Armado.

Según las fuentes consultadas, esta unidad contaría en teoría con alrededor de 180-200 agentes. Sin embargo, la cifra real es menor, ya que muchos de sus agentes están destinados en otras unidades en comisión de servicio.

Eso provoca una carga de trabajo “insufrible” para los guardias civiles que presta servicio en el despliegue de seguridad en el exterior del edificio de Guzmán el Bueno, un lugar tan sensible y objetivo potencial de los terroristas como la Dirección General de la Guardia Civil.

Desde AUGC Madrid denuncian que se dan casos de guardias civiles que tienen que hacer turnos de más de tres horas seguidas en puntos de seguridad, sin descanso alguno, con la incomodidad añadida de llevar chaleco antibalas y armas largas por el nivel 4 de alerta antiterrorista.

El tema de las comisiones de servicio, que deja a una unidad sin parte de sus agentes para destinarlos a otra, lleva tiempo preocupando a asociaciones de guardias civiles como AUGC, ya que provoca falta de personal en unidades de seguridad ciudadana, y además esas bajas no se cumplen por reposición. Incluso se han destinado a algunos agentes a desfilar en Guadalajara, este pasado sábado, por el Día de las Fuerzas Armadas.

En el caso de la Unidad de Seguridad de la sede de la dirección general, las carencias en efectivos están motivando esa gran carga de trabajo para los agentes. Y como consecuencia de la presión y la carga de trabajo, un número importante de guardias civiles destinados a proteger la sede de la calle Guzmán el Bueno de Madrid están de baja, en muchos casos por causas psicológicas.

Desde AUGC piden a los mandos que estudien la situación de los agentes de esta unidad de seguridad, para analizar sus condiciones ya que creen que afecta a sus seguridad e integridad, e incluso que se podría estar incumpliendo en plan de relaciones laborales de la Guardia Civil. Recuerdan que en plena alerta antiterrorista, los agentes de seguridad del edificio de la Dirección General serían los primeros en reaccionar en caso de un eventual ataque contra esta sede, y que por ello los guardias civiles deberían librarse de la situación de excesiva carga de trabajo y turnos tan largos como sufren ahora.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·