Sábado 25/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Mantiene la inmersión obligatoria sólo en catalán

El gobierno de Mas ignora a los padres que piden educación bilingüe

No ha contestado a solicitudes de hace tres meses. Muchas familias optarán por acogerse a la LOMCE y matricularán a los niños en colegios privados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las familias de Cataluña que quieren que sus hijos puedan ser estudiar con el castellano y el catalán como lenguas vehiculares ya han comenzado la “batalla” de cada año contra la inmersión obligatoria monolingüe en catalán. Cada vez son más los padres que piden enseñanza bilingüe pese a las trabas de la Generalitat.

La consejera de Enseñanza de Cataluña, Irene Rigau. La consejera de Enseñanza de Cataluña, Irene Rigau.

Buena parte de las solicitudes que desde hace años, curso tras curso, presentan padres catalanes las tramita la Asamblea por una Escuela Bilingüe. Desde esta asociación aseguran a El Confidencial Autonómico que en estos últimos meses, de cara al curso escolar 2015/2016, han recibido muchas más peticiones de información y asesoramiento que en años anteriores: “Cada vez más gente se da cuenta de que puede reclamar”.

El escrito base que la Asamblea por una Escuela Bilingüe pone a disposición de los padres está destinado a los distintos servicios territoriales del Departamento de Enseñanza, a los que piden conocer los proyectos lingüísticos de los colegios de cada zona para poder elegir en qué centro matricular a sus hijos. Este documento lo presentan al comienzo de la preinscripción para el próximo curso.

En estas páginas se contó hace un año que la consejera Irene Rigau había contestado a las peticiones “echando balones fuera” y derivando a los padres a cada colegio, para que preguntaran en ellos en qué lenguas podrían estudiar sus hijos.

El Departamento de Enseñanza no contesta

Fuentes de la Asamblea por una Escuela Bilingüe explican a ECA que las solicitudes enviadas por decenas de padres al Departamento de Enseñanza del gobierno catalán no han recibido respuesta. “En algún colegio nos han dicho oralmente, no por escrito, que es imposible escolarizar a los alumnos en castellano y catalán”, asegura uno de los padres de esta asociación que pide educación bilingüe en Cataluña.

Después de que el gobierno de Artur Mas haya ignorado sus peticiones para poder matricular a sus hijos en castellano y catalán, los padres que se han decidido a emprender esta “lucha” frente al sistema de inmersión obligatoria sólo en catalán ya cuentan con el requisito que exige el Ministerio de Educación para acceder a la opción de matricular a los alumnos en un colegio privado para poder estudiar en castellano.

Con la LOMCE, el ministro Wert abrió una puerta para que en las comunidades autónomas con lenguas cooficiales, los alumnos pudieran ser matriculados en colegios privados y el Estado pagara el coste de matriculación si las autoridades autonómicas no permitían estudiar en castellano.

El próximo 14 de julio se cumplirán tres meses de la presentación de muchas de estas solicitudes al Departamento de Enseñanza, por lo que se entenderá que se ha producido silencio administrativo de la Generalitat. A partir de ese momento, los padres tienen dos opciones.

La primera es presentar un recurso de alzada y, en su caso, llevar al gobierno de Artur Mas ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, aunque es una vía más compleja y la mayoría de los padres abandonan por los costes judiciales.

Inscripción en colegios privados

Sin embargo, desde la Asamblea por una Escuela Bilingüe aseguran que la mayoría de los catalanes que están tramitando las peticiones con ellos, o que han contactado con la asociación para pedir información y ayuda en este proceso, se inclinan ya por acogerse a la vía que permite la LOMCE.

El año pasado, el primero en que estaba en vigor esta posibilidad, no fueron muchos los padres que optaron por matricular a sus hijos en centros privados para “escapar” de la inmersión monolingüe en catalán que hay en la educación pública. Muchos tenían miedo de que finalmente, por algún defecto de forma, el Estado no les pagara el dinero de la matrícula privada que ellos tenían que adelantar.

Ahora, sin embargo, gran parte de los padres que se han embarcado en esta batalla frente a la Generalitat sí están optando mayoritariamente por apuntar a sus hijos a centros privados donde pueden estudiar en castellano y no sólo en catalán.

Los colegios obligados a un 25% de castellano

Otra vía para estudiar parte de las clases en castellano en la educación pública en Cataluña la abrió el Tribunal Superior de Justicia al sentenciar, a raíz de recursos judiciales de varios padres, que los colegios afectados tenían que programar al menos un 25% del horario semanal en castellano.

En el caso del colegio de Sant Cugat del Vallès, desde la Asamblea por una Escuela Bilingüe aseguran que, pese a las presiones que ha recibido desde el ayuntamiento y la Generalitat, la dirección del centro instauró el castellano en las clases de Matemáticas y va a cambiar los proyectos lingüísticos de las clases de los niños que recurrieron. Su esperanza es que sea un primer paso hacia una mayor presencia del castellano.

Sin embargo, en el colegio de Mataró también afectado por las sentencias del 25% las perspectivas son más negativas para las familias que recurrieron. La dirección del colegio ha decidido mantener el libro en catalán en la asignatura que supuestamente se impartirá en castellano.

Además, recientemente se ha dictado otra sentencia que afecta a un colegio de Balaguer, en Lérida. La justicia obliga a que al menos el 25% de las clases sean en castellano, pero el director ya ha enviado circulares a los padres, con el logo de la asociación nacionalista Som Escola, rechazando esta medida, por lo que la entidad contra la inmersión monolingüe prevé que habrá resistencias.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·