Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Galicia

Aspirante a la Xunta en las elecciones autonómicas

El candidato de En Marea apostó por la inmersión lingüística en gallego

Luis Villares afirmaba que la escuela pública debe romper con los prejuicios que llevan a las familias a no transmitir la lengua cooficial a sus hijos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las mareas municipales de Galicia y otros partidos de izquierda nacionalista como Anova están conformando una candidatura autonómica, a la que pretenden sumar a Podemos, con la que se presentarán a las elecciones autonómicas del 25 de septiembre para tratar de desalojar a Alberto Núñez Feijóo. Al frente estará Luis Villares, un activista por el uso de la lengua gallega.

Luis Villares, candidato de En Marea, con Xosé Manuel Beiras (Anova). Luis Villares, candidato de En Marea, con Xosé Manuel Beiras (Anova).

Más de 10.000 personas participaron en las primarias para elegir a los integrantes que irán en las listas de las mareas en las cuatro provincia de Galicia para las próximas elecciones al Parlamento de Galicia.

En Lugo consiguió imponerse como cabeza de lista el que será candidato a sustituir a Núñez Feijóo como presidente de la Xunta de Galicia: Luis Villares, juez en excedencia con etiqueta de independiente de los distintos partidos -Podemos incluido- que se han unido en estas listas.

Experto” y activista por el gallego

En esta precampaña, Villares ya ha reivindicado algunas consignas del nacionalismo de izquierdas, como el reconocimiento de Galicia como nación. Además, desde hace años este juez es un reconocido activista en favor del uso de la lengua gallega: algo que, según ha comprobar El Confidencial Autonómico, preocupa a asociaciones favorables a la convivencia del castellano y el gallego como Galicia Bilingüe.

Y es que tienen presente que este magistrado se ha pronunciado en numerosas ocasiones en favor de la discriminación positiva en favor del gallego, especialmente en el ámbito de la educación: uno de los “campos de batalla” del nacionalismo.

Por ejemplo, en marzo de 2015 Luis Villares fue uno de los “expertos” que participó en una tertulia de la cadena local Telelugo para debatir sobre un estudio reciente sobre el uso del gallego y la efectividad de las normas de fomento de la lengua propia que se aplican desde la Xunta de Galicia y las instituciones locales.

La “función revolucionaria” de las escuelas

Según ha comprobado ECA, el candidato de Marea se lamentaba entonces de que el decreto de plurilingüismo no estaba cumpliendo sus fines. Además, de forma indirecta cargaba contra las asociaciones que pedían “libertad e igualdad” a la hora de utilizar las lenguas en su relación con las instituciones y critican el monolingüismo en gallego que ocurre en algunos casos.

Villares sobre todo ponía el foco en que se está perdiendo la transmisión generacional del gallego debido a dos motivos: que en los colegios no se enseña lo suficiente, y que los prejuicios y la presión social hace que las familias y los propios jóvenes no utilicen la lengua propia al no considerarla útil.

De ahí que el entonces juez del Tribunal Superior de Justicia de Galicia llegara a decir que “la escuela debe cumplir una función revolucionaria al estilo francés”: es decir, que tenía que “cortar de alguna manera el prejuicio de casa de no transmitir el gallego”, para que así los niños que no escuchan el gallego en su casa acaben la educación obligatoria sabiendo gallego y así teniendo la posibilidad de elegir qué lengua utilizar.

Pero Luis Villares fue más allá al asegurar que es necesario que los jóvenes tengan un contacto diario y constante con la lengua gallega. Y teniendo en cuenta que hay ámbitos, como las ciudades, en las que los jóvenes pueden ver con “más desafección” el gallego, propone una solución: emprender el camino de la inmersión lingüística.

Inmersión lingüística

Villares, por tanto, se mostraba partidario de que los alumnos estudien otras asignaturas en gallego -no sólo la propia lengua, sino también otras materias humanísticas y científicas-. “La inmersión linguistica implica un contacto suficiente e intenso con la lengua para que todo el mundo pueda hablarla, comprenderla y no tener prejuicios para utilizarla”.

La inmersión lingüística es, por ejemplo, el sistema que funciona en Cataluña: todas las asignaturas, salvo Lengua Castellana y Literatura, se estudian en catalán. “Este modelo funciona en muchísimas latitudes de Europa”, destacó Villares, y añadió que “hoy en dia la mayoria de la comunidad educativa que estudia esto está en esta línea”.

Y en la idea de promover el uso del gallego entre los más jóvenes, el ahora candidato de las Mareas y Podemos a la Xunta de Galicia se mostraba partidario de que “el gallego entre en casa a través de los símbolos”. Para ello, proponía que la administración mande a los ciudadanos los documentos a sus casas en gallego, y que los productos estén etiquetados en gallego, para que los niños vean más normal el uso de la lengua cooficial.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·