Domingo 22/07/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

Nivel 3 de alerta antiterrorista

La Ertzaintza, el cuerpo mejor protegido frente a la amenaza yihadista

País Vasco

Los policías autonómicos vascos ya tenían chalecos antibala y portaban armas largas por el terrorismo de ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los ataques en Francia cometidos a principios de enero por yihadistas elevó la alerta antiterrorista en España. Todos los cuerpos de seguridad han aumentado la vigilancia y han puesto especial empeño en proteger a sus agentes, que parecen ser objetivos prioritarios de los terroristas islamistas.

Agentes de la Ertzaintza junto a un coche patrulla. Agentes de la Ertzaintza junto a un coche patrulla.

Entre las medidas que han tomado distintos cuerpos policiales -desde la Policía Nacional y la Guardia Civil hasta las policías locales de Madrid, Zaragoza y Sevilla, entre otras- se encuentran el reparto de más chalecos antibala entre los agentes que patrullan, el uso de armas largas y las medidas de autoprotrección personal, como vigilar posibles seguimientos.

Distintas informaciones han apuntado a que los policías y otros agentes uniformados pueden ser uno de los objetivos prioritarios de los terroristas islamistas, lo que ha obligado a los responsables de los cuerpos policiales a reforzar las medidas de seguridad señaladas.

Además, se han extendido los seminarios y cursos para formar a los mandos y agentes en esta amenaza yihadista, para que puedan prevenir y detectar mejor a posibles sospechosos.

Chalecos y armas largas ya eran parte de la dotación

Entre los distintos cuerpos policiales existentes en España, uno estaba ya especialmente preparado para protegerse de ataques terroristas a sus agentes. Es el caso de la Ertzaintza: muchas de las medidas de seguridad que han implantado y extendido otros cuerpos ya eran habituales en la policía autonómica vasca.

Así lo aseguran a El Confidencial Autonómico fuentes del sindicato ErNE (mayoritario en el cuerpo), que explican que “la situación de amenaza terrorista en el País Vasco la tenemos desde que nació la Ertzaintza”, en referencia a que cuando se creó esta fuerza de seguridad en Euskadi, en los años 80, ETA estaba en plena escala de atentados: eran los “años de plomo”.

Por ejemplo, los chalecos antibala que los policías nacionales, guardias civiles y agentes municipales están recibiendo en mayor número en los últimos meses tras los atentados de Francia ya era material de dotación de la policía vasca. Todo los agentes de la Ertzaintza cuentan desde hace años con esta prenda, forma parte de su equipo de dotación, precisamente porque se entendía que estaban especialmente expuestos a ser blanco de un atentado de ETA.

Además, las fuentes internas consultadas por ECA apuntan a que otro elemento de protección de los agentes que se está extendiendo entre las policías españolas, las armas largas, también eran de dotación de los ertzainas. Desde el inicio de su actividad los coches patrulla de la policía vasca llevan armas largas para que, en el caso de verse envueltos en un tiroteo, los agentes puedan repeler mejor el ataque.

No hay que olvidar que la banda terrorista ETA ha asesinado a 13 agentes de la Ertzaintza, tanto con explosivos como a tiros. Además, las patrullas y comisarías de la policía autonómica han sido objeto frecuente de ataques de terrorismo callejero con cócteles molotov, pero también con potentes coches bomba.

Este acoso frecuente de los etarras llevó a la Ertzaintza a implementar medidas de autoprotección en sus vehículos e instalaciones que ahora sirven también ante la amenaza yihadista.

Por ejemplo, un comando de ETA atentó en 2009 contra la comisaría de Ondárroa (Vizcaya): los etarras lanzaron varios cócteles molotov contra el edificio, para hacer salir a los agentes, y después explosionaron un coche cargo de explosivos. El atentado no mató a ningún ertzaina porque en vez de salir por la puerta delantera de la comisaría -ante la que estaba el coche bomba- utilizaron la puerta trasera. Era una de las medidas de prevención de ataques y les salvó entonces la vida.

Ahora, las comisarías, cuarteles y otras instalaciones policiales de toda España han reforzado la seguridad precisamente por el temor a que los yihadistas las elijan como blanco.

Miedo a que les quiten el arma para atentar

Las críticas de los agentes de la Ertzaintza contra la dirección se dirigen sobre todo a la falta de formación. “Se hizo un curso formativo sobre yihadismo, pero fue una mañana y sólo iba dirigido a los mandos del cuerpo”, denuncian a El Confidencial Autonómico desde el sindicato ErNE.

Por eso, este sindicato organizó por su cuenta un seminario sobre el terrorismo islamista al que acudieron más de 350 agentes. En ese cursillo, un especialista de la Ertzaintza en yihadismo explicó que los Mossos d’Esquadra habían detectado a radicales islamistas que se habían trasladado de Cataluña al País Vasco, por lo que estaban siendo sometidos a una intensa vigilancia.

Casos como este provocaron que algunos de los ertzainas que asistieron al seminario se quejaran de falta de información sobre este asunto por parte de la dirección del cuerpo. También criticaron que tras haber denunciado algunos comportamientos sospechosos de posibles yihadistas, no habían tenido noticia de a qué habían conducido las pesquisas.

Mientras la dirección de la Ertzaintza no extienda los cursos a todos los agentes, ErNE organizará más seminarios sobre terrorismo yihadista. Según las fuentes consultadas por ECA, la preocupación entre los ertzainas es significativa y está extendida.

El miedo es a sufrir un ataque personal durante una patrulla u otro servicio: “Hay temor a que un terrorista, un “lobo solitario”, aborde a un agente, le arrebate el arma y provoque una carnicería”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·