Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

Iba a gastar 720.000 euros

La Ertzaintza se queda por ahora sin renovar los chalecos antibalas

Abrió un concurso para adquirir mil nuevas unidades. Sólo se presentó una empresa y fue excluida porque el peso de las prendas estaba por debajo del límite inferior

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En los últimos años los diversos cuerpos policiales de España -nacionales, autonómicos y locales- han ido aumentando la dotación de elementos de protección ante la amenaza del terrorismo yihadista. Uno de estos elementos son los chalecos antibalas, que la Ertzaintza iba a renovar.

Agentes de la Ertzaintza patrullando. Agentes de la Ertzaintza patrullando.

“Declarar desierto el procedimiento de licitación, por inexistencia de ofertas válidamente constituidas […] En Erandio, a 31 de octubre de 2017”: con esta orden, consultada por El Confidencial Autonómico, la consejera de Interior del Gobierno Vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, puso punto y final al procedimiento de licitación que abrió hace unos meses su departamento para comprar nuevos chalecos antibalas.

El objeto del contrato era, tal y como se contó en estas páginas en el mes de mayo, reponer estas prendas de protección y suministrar nuevos chalecos a agentes de la Ertzaintza destinados a funciones de control de orden público.

El contrato de chalecos internos -había otro similar de chalecos externos- contemplaba adquirir un millar de unidades. El cuerpo de policía autonómica del País Vasco cuenta con unos 8.000 ertzainas, muchos de los cuales ya contaban desde hace años con chalecos antibalas debido a que antes de la amenaza de los terroristas yihadistas sufrió cotidianamente la de ETA, pero en los últimos años ha renovado los chalecos más viejos y ha ampliado el número de agentes protegidos.

Sólo se presentó una empresa

Al procedimiento de licitación abierto por la Consejería de Interior acudió solamente una empresa interesada en suministrar estos chalecos antibala de protecció interna, es decir, que se llevan por debajo del uniforme y que suelen estar adaptados a las características y tallas de cada agente, siendo de uso personal y no colectivo como algunos chalecos externos.

Se trataba la Fedur SA, una empresa de la provincia de Zaragoza especializada en la fabricación de material de protección personal, policial y militar desde 1960.

La División de Recursos Técnicos y Servicios de la Ertzaintza analizó la oferta y el chaleco aportado como muestra por esa empresa. Y concluyó que el peso de ese elemento de protección estaba por debajo del límite mínimo fijado en los pliegos de prescripciones técnicas.

Además, las fundas que la Consejería de Interior del Gobierno Vasco quería comprar para estos chalecos también eran de un color distinto a las propuestas por la empresa. Así que finalmente la consejera decidió descartar la oferta, y al no haber más, ha declarado desierto el concurso para adquirir nuevos chalecos para proteger a los ertzainas de armas de fuego y armas blancas.

En este contrato de prendas interiores de protección el gobierno de Íñigo Urkullu iba a invertir un presupuesto máximo de 720.000 euros. Habrá que ver si próximamente la consejería abre un nuevo concurso para comprar estos chalecos antibalas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·